fbpx

Salamanca

Instagram Facebook Twitter YouTube Flickr Feed
A- A A+
Está aquí: Inicio Comparte tu ciudad Esquinas de Salamanca

Esquinas de Salamanca

-Las esquinas de Salamanca. Relatos de Alfredo Pérez Bercinano.

 

23/11/20 CUANDO NACIÓ EL FÚTBOL EN SALAMANCA

Hoy me salgo por la tangente de mi paseo nocturno por la calle Serranos y me dejo caer por la calle Cervantes, acariciando la Facultad de Geografía e Historia. Cuando giro por la calle Rabanal, triste y descuidada, en busca de una tilde, una imagen o un guiño de la historia que alimente mi curiosidad, Salamanca canta Bingo. A la izquierda de unas ménsulas que asoman en el número dos de la calle, veo varios esgrafiados del deporte rey que soportan estoicamente los años.

El fútbol llegó a Salamanca en 1905, cuando un grupo de estudiantes irlandeses afincados en la ciudad formaron el “Helmántica foot-ball”. Las piezas del puzzle empiezan a encajar porque el Colegio de Fonseca, también llamado de “los Irlandeses”, está aquí al lado, y aunque el edificio data de los años cuarenta, seguro que la influencia se mantuvo viva.

La historia siguió su curso y en 1907 Francisco Maldonado fundó el “Salamanca Team Football” solo con jugadores salmantinos. A partir de ahí, numerosos equipos universitarios vieron la luz efímeramente como el “Calatrava”, “Salesianos”, “Stadium Salmantino” o “Exploradores”.

En 1923, Federico Anaya fundó la “Unión Deportiva Española”, futura “UDS”. El resto de la historia ya se la saben.

22/11/20 ¿Sabías que entre todos los medallones de la Plaza Mayor solo hay uno cuyo protagonista es extranjero?

Pues sí, resulta que Sir Arthur Wellesley, más conocido como Lord Wellington, duque de Ciudad Rodrigo es el afortunado. El caso es que no le faltan motivos a la ciudad para regalarle el honor porque el militar británico consiguió con su ejército, liberar la ciudad cuando estaba ocupada por los franceses, a principios del siglo XIX.

Ya en 1813, la ciudad adquirió el compromiso de devolverle el honor a Lord Wellington pero solo en 1980 pudo cumplir la promesa. El medallón esculpido por Fernando Mayoral tiene el honor de ser el único extranjero en la Plaza Mayor más bonita del mundo.

 

21/11/20 EL CIELO DE SALAMANCA

Salamanca no se puede entender sin su Universidad. En su época de mayor esplendor, durante los siglos XV y XVI, la Universidad de Salamanca, figuró a la cabeza de las universidades europeas. Actualmente, es la más antigua de España y en su interior, el aula Fray Luis de León, la escalera del claustro, o la Biblioteca, fundada en 1254 por Alfonso X el Sabio, son de valor incalculable.

El visitante podrá disfrutar el edificio de Escuelas Mayores, el Colegio Arzobispo Fonseca y la exposición del VIII Centenario. A través del Patio de Escuelas Menores el visitante también podrá acceder al "Cielo de Salamanca", obra pictórica que decoraba el techo de la Biblioteca de la Universidad. Su autoría se atribuye al pintor Fernando Gallego, a finales del siglo XV. Representa un programa astrológico seguramente relacionado con la enseñanza de astronomía y astrología en la Universidad.

No se lo pierdan, merece la pena.

 

20/11/20 PLAZA DE LAS AGUSTINAS

Como una caja de cerillas en el centro de la ciudad. Como una trinchera de paz entre el Palacio de Monterrey y el Convento de las Agustinas surge esta Plaza, a la orilla de la calle de la Compañía.

A principios del siglo XVII, una de las famosas crecidas del Tormes, la Riada de San Policarpo, destrozó el convento de la Orden de las Agustinas que estaba situado a la vera del Tormes. Solo diez años después, el Conde de Monterrey, cuya hija pertenecía a las Agustinas, ordenó que se levantara un nuevo convento frente a su propio Palacio. Nada mejor que tener a su hija cerca de casa, pensó. La explanada entre ambos edificios es uno de los lugares de paso más bonitos de Salamanca.

18/11/20 LA MURALLA DE SALAMANCA

Camino por la calle Rector Esperabé mientras el sol vuelve a su guarida tiñendo el verde de sombra. A mi lado, restos de la “ciudad nueva” se mantienen erguidas como quien muestra orgullosos las cicatrices de la historia. Salamanca ha estado siempre protegida por la piedra. Fortificada por los años, a la vera del río Tormes. Primero con la cerca vieja, romana, conquistada por el general cartaginés Aníbal y alrededor de una ciudad que respiraba desde la “Plaza del Azogue viejo”, junto a la Catedral.

Más tarde, la ciudad estuvo protegida con la muralla nueva, en el siglo XII, alrededor de una “ciudad nueva” cuyo corazón había pasado a ser la Plaza Mayor. Esta muralla tenía numerosas puertas de entrada y salida que la invasión napoleónica dejó posteriormente destruidas.

Pero mientras camino en silencio, hablando con la ciudad, aún puedo disfrutar de algún vestigio de otros tiempos. Por ejemplo un torreón medieval en el origen de la calle San Pablo desde el que por supuesto siento que me miran.

 

16/11/20 UNA MUJER ADELANTADA A SU ÉPOCA

Detrás de la construcción de esta ciudad hay grandes personas, Bonifacia Rodríguez fue una de ellas. Una de las grandes luchadoras por la dignidad de las mujeres pobres. Una mujer adelantada a su tiempo. La primera Santa salmantina de la historia, canonizada el 23 de octubre de 2011.

Bonifacia Rodríguez creó un novedoso proyecto de vida religiosa femenina, dentro del mundo del trabajo. En este taller “las Siervas de San José” ofrecían trabajo a las mujeres pobres que carecían de él, evitando así los peligros de aquella época. Pero esto comenzó a despertar intereses y odios a partes iguales entre el clero, que no entendió su fijación con las mujeres trabajadoras. Vilipendiada en la época, fue expulsada de Salamanca y falleció en Zamora un 8 de agosto de 1905.

En 1941, cuando las Siervas de San José ya tenían casas en doce países, con el espíritu que Santa Bonifacia había construido, se le reconoció por fin el título de fundadora de las congregación y se honraría su nombre colocando una estatua frente al colegio Siervas de San José.

 

15/11/20 Sabías que… Pepe Botella durmió en Salamanca

El hermanísimo mayor del general golpista francés Napoleón Bonaparte durmió en Salamanca tal día como mañana, pero hace casi 200 años, en 1812.

Lo hizo en el Palacio de “Arias Corveille” en la Plaza de San Boal. El rey de España en esos momentos, (quién lo diría), llevaba meses huyendo hacia ninguna parte después de la derrota en la batalla de los Arapiles.

En la ciudad charra eligió para pernoctar este bonito Palacio que había construido la familia Arias Corvelle, que procedía de la alta sociedad salmantina, con mayorazgo en Sabugal (hoy Portugal), y que habían participado en la conquista de Granada.

Menos de un año después, Pepe Botella salió de España el 13 de junio de 1813.

 

14/11/20 CONVENTO DE LAS DUEÑAS

 El Convento de Santa María de las Dueñas, es un Convento femenino de la orden Dominica y es conocido en nuestra ciudad como “las Dueñas”. Fue fundado en 1419 y recibe ese peculiar nombre porque fue creado para que pudieran retirarse nobles señoras aunque desde sus orígenes fue habitado por religiosas Dominicas.
El edificio original estaba construido en estilo mudéjar pero el paso de los años y las reestructuraciones, han hecho que el convento tenga una mezcla de estilos en los que destacan el claustro renacentista, la iglesia gótica y la portada plateresca.
Aunque el claustro, de 1533, es seguramente, a pesar de su obligada forma pentagonal, “la joya del Convento”, el visitante podrá disfrutar de dos plantas de historia con imágenes fascinantes, medallones, capiteles en las columnas que muestran peculiares decoraciones.

 

12/11/2020 Un doce de noviembre

Un doce de noviembre de 1617, tal día como ayer, se comenzó a edificar “La Clerecía”, una de las joyas de la cultura de Salamanca. Sobre los planos del arquitecto Juan de Mora, autor de la Plaza Mayor de Madrid se dibujó un sueño barroco que al prolongarse las obras durante más de 150 años, obligó a que buena parte del edificio fuera también de estilo churrigueresco.

Inicialmente fue el “Real Colegio del Espíritu Santo” de la Compañía de Jesús, siempre anclado a la orilla de una famosa calle a la que dio nombre desde entonces.

En 1767, después de la expulsión de los Jesuitas de España se entregó a la Real Clerecía de San Marcos. De ahí pasó a la Diócesis de Salamanca que se la cedió a la Universidad Pontificia creada en 1940 por Pío XII.

Da igual quién, cómo y por qué. Está en Salamanca, eso es lo importante.

 

11/11/2020 Don Vicente del Bosque

Camino por la calle Toro y cuando me cruzo con él, siempre lo saludo en silencio, pocas personas hay más charras que él, más auténticas, más de Salamanca.

Quién le iba a decir al pequeño Vicente, cuando corría con sus amigos en la calle Río Yeltes, en el barrio de Garrido, aprendiendo a jugar a un fútbol sin árbitros, sin reglamentos, sin porterías, entre piedras y tierra, con pantalones cortos y una ausencia desmedida de futuro, que llegaría tan alto.

Quién le iba a decir al pequeño Vicente, cuando caminaba con su hermano Fermín por una calle Libreros en una Salamanca en blanco y negro y bajo el frío atroz que del invierno charro, que la vida le pondría en un lugar tan destacado.

Quizá de lo que más orgulloso esté Vicente es de haber dejado una cultura de bondad y educación superior en la manera de competir y de transmitir a la sociedad.

09/11/2020 La Plaza de San Román

 Salgo del mundanal ruido de la ciudad, -por decir algo- y cruzo la Plaza de San Román, sin rumbo, echando de menos el Teatro Bretón en mis recuerdos.

La mañana me regala la belleza del silencio. Un espacio mágico con una galería de columnas de granito que presidía el claustro de los Francos. Solo uno de sus laterales fue trasladado desde la Gran Vía al patio de las Siervas de San José para que los salmantinos pudieran disfrutarlo. La plaza se pintó entonces de Historia, escalonada en dos niveles. El primero a la altura de la iglesia que le da su nombre y la torre del convento de Santa Clara, y el segundo a la altura del palacio de los Francos, casa de los Ramos del Manzano.
Yo camino con los ojos como platos y no dejo de pensar en que esta Plaza albergó siglos de historia, que la facultad de Medicina se asentaba ahí mismo, y que el Torreón en el que antes se diseccionaban los cadáveres ahora es un aula en el que los niños del colegio de las Siervas estudian Historia.

08/11/2020 Sabías que… Salamanca está agujereada

La otra Salamanca, la que no vemos, la que está a oscuras, parece un queso gruyer.

Los túneles de los bajos de la Casa de las Conchas, ¿llegaban hasta la Catedral?. Los túneles de la Clerecía, el antiguo Colegio de la Compañía de Jesús, ¿canalizaciones de agua?, ¿por qué había dos túneles entonces?, ¿por qué uno era más ancho que otro?.
¿Y los túneles de los locales de la Plaza Mayor?. ¿Y el túnel de matemáticas?, donde antiguamente hubo una sinagoga y por el que quizá los judíos escaparan de la ciudad, o tal vez fuera Julián Sánchez “el charro”, quien accediera por él con sus hombres, en plena guerra de la Independencia.

¿Y el pozo de nieve? Ciento sesenta metros de túnel a las puertas de la muralla para ir… ¿quién sabe adónde?

Lo que os comentaba… un auténtico queso gruyer.

 

07/11/2020 EL POZO DE NIEVE

A la orilla de la Puerta de San Pablo, extramuros, acariciando la ciudad, se construyó el Convento de San Andrés, conocido como “el Escorial Salmantino”, por su magnificencia.
Después de que los franceses arrasaran cualquier vestigio religioso en Salamanca durante la Guerra de la Independencia, fueron los años los que dejaron al descubierto entre la maleza y el escombro esta profunda cavidad cilíndrica que permite imaginar la nevera y la despensa de frío que se hizo en el Convento. Siete metros de historia, en un lugar fascinante, bajo los restos almenados de la muralla nueva, vigilando la Historia.
¿Quién da más?

06/11/2020 El río Tormes

Al mismo río Tormes que en su día marginamos de la vida de la ciudad porque su abundante caudal provocaba barrizales y destrozos en los barrios cercanos. Al mismo río silencioso, que circulaba siempre a la sombra de una ciudad viva. A ese río, que ajeno a su voluntad, nos hizo llorar en las fatídicas inundaciones de la historia, como en el siglo XVII, haciendo desparecer medio puente romano y dejando 142 fallecidos. A ese mismo río que antes vilipendiamos, le pedimos ahora protagonismo, que sus riberas sean parques, que circulen las bicicletas a su vera, que se besen las parejas prometiéndose el futuro frente a sus ojos.

Cuánto le debemos sin saberlo. Cuánto nos ha dado este río Tormes. Y todo en silencio. Siempre fiel, sin decir ni una palabra.

04/11/2020 El barquillero

Cruzo por la Plaza Mayor y llego hasta la Plaza de Anaya. Ni rastro del barquillero. Ese hermoso oficio ambulante, lleno de honra, de levadura, de trigo, de azúcar y miel que ha ido desapareciendo de las ciudades y los pueblos. Aquel personaje inconfundible con su ruleta y su cesta al hombro, permitía tentar a la suerte de los compradores jugando a la ruleta. Y es que quien sacara el número menor pagaba los barquillos de todo el grupo de amigos así que la diversión estaba asegurada.
Ahora mientras cruzo la ciudad añoro aquel ejercicio de tradición y despierta en mí una nostalgia repentina.
Quizá un domingo al sol en la Plaza Mayor, quizá en Semana Santa. No sé. La emoción seguirá intacta por morder un barquillo que me transporte a mi niñez.

02/11/2020 Un patíbulo muy peculiar

Esta hermosa Plaza Mayor en la que tantos espectáculos se han celebrado, hace doscientos años también albergó sin embargo un evento de menos gusto. La Plaza Mayor fue un patíbulo muy peculiar. La justicia era otra y las ejecuciones querían servir de ejemplo a la población.

Quienes sembraban el terror en la provincia, ya fueran bandoleros, malandrines, malhechores o ladrones sabían que pasarían a mejor vida en esta pequeña pero hermosa caja de cerillas de la historia. Y las últimas horas previas al día de autos esperaban agonizando en la cárcel que se situaba en la que ahora es la Plaza Poeta Iglesias.

Al día siguiente les aguardaba la horca y el garrote, los verdugos y las decapitaciones. La sangre, la justicia y la honra. Aquellas tablas agrietadas de madera crujían las últimas huellas de la vida de los asesinos, frente al frío y las miradas del respetable.

Secretos de tiempos pretéritos que nuestra Plaza Mayor alberga para siempre.

01/11/2020 ¿SABES POR QUÉ AL COLEGIO DE FONSECA, LO LLAMAN “DE LOS IRLANDESES” ?

En el año 1592 el rey Felipe II había fundado “el colegio de los Irlandeses” en Salamanca para albergar a todos los estudiantes de Irlanda que venían a la ciudad charra escapando de la persecución católica en su país para empaparse de los conocimientos y la cultura que daba Salamanca. Siglos después, en 1838, después de la guerra de la Independencia, cuando los Irlandeses volvieron a Salamanca para proseguir con sus estudios se encontraron el colegio arrasado por los franceses. Desde ese momento y hasta que concluyó la guerra civil, la ciudad de Salamanca les cedió el Colegio de Fonseca para que pudieran seguir estudiando en Salamanca. Eso sí, sin la hospedería, que pasó a ser hospital militar y casa de Misericordia.

31/10/2020 EL MUSEO DEL COMERCIO

Visitar el Museo del Comercio es visitar un trocito de la historia de nuestra ciudad. Lo que en el siglo XX fue el depósito subterráneo de aguas ahora permite albergar un museo que busca mantener y preservar la historia de la actividad comercial de la ciudad.

Conocer la historia mercantil es de gran interés para todos, grandes y pequeños. De hecho, para los niños resulta muy curioso conocer los objetos relacionados con las actividades comerciales típicas en Salamanca a lo largo del tiempo. El Museo apuesta por una exposición interactiva, ofreciendo al visitante la posibilidad de realizar un recorrido didáctico por los momentos clave de la historia que marcaron el devenir de la industria y el comercio en la ciudad.

A disfrutar se ha dicho.

30/10/2020 LA CALLE VARILLAS

La calle Varillas levantada en el siglo XIX y que riega de juventud la ciudad desde la Gran Vía hasta la plaza del Ángel, honra con su nombre a Francisco Rodríguez de Varillas, que donó capital y muchos de sus bienes para fundar por ejemplo el colegio de las Once Mil Vírgenes, remediando así, según sus palabras, «a donzellas, hijas de nobles padres a quien la pobreza traxo a menor fortuna». El bueno de Don Francisco dejaba para su sustento 400 ducados de renta anual.
También antes había fundado el Colegio de San Millán, en la última casa de la calle Libreros, donde dejó establecido que fueran acogidos ocho estudiantes y cuatro familiares.
Aquel mecenas y benefactor de las doncellas salmantinas, tiene para siempre su sitio en la ciudad porque Francisco Rodríguez de Varillas, cede su nombre a una de las calles más famosas de Salamanca, con bares míticos como El Paniagua o La Imprenta.

28/10/2020 LA CALLE SANTA ANA

Muchas veces es bonito rebobinar la cinta del cassette de los recuerdos para encontrarnos con bonitos detalles de la Historia. La famosa calle “Tentenecio” que hoy en día tantas fotografías recoge y tantas veces ha escuchado el milagro de San Juan de Sahagún, guarda la sombra de la que antes fue la calle “Santa Ana” e incluso mucho antes, en el siglo XVIII, fue la calle “Niños Expósitos”, como aún rezan, guiñándole un ojo a la Historia, las letras bajo el nombre del mítico bar “Santa Ana” en ese mágico cruce entre Tentenecio y Veracruz

La calle “niños expósitos” por cierto debía su nombre a que el edificio que hoy en día guarda el Archivo General de la Guerra Civil, fue en su día el Hospital de San José o Casa de Expósitos, que permitía cuidar a aquellos que según ya en latín eran “ex positus” (puesto fuera). Niños neonatos, muchas veces no deseados, que eran dejados fuera de la casa.

26/10/2020 POLLO MARTÍN Y LA CORNEJA

El final de la hermosa Rúa Mayor que hoy desemboca en la Plaza de Anaya, estaba en el siglo XIX , formada por casas desalineadas que dejaban en los recovecos muy malos olores. El Ayuntamiento disconforme con la situación empieza a expropiar todas las casas que se salen del trazado, entre ellas una que estaba justo después de la entrada a la calle Palominos, propiedad de la acaudalada vecina Teresa Zúñiga y Cornejo que sin embargo no estaba de acuerdo con la medida y estaba decidida a defender su vivienda con uñas, dientes, abogados y sobre todo mucho dinero. Esto abre el debate entre los vecinos. Unos ven como el Ayuntamiento no es capaz de expropiar las casas de los ricos pero sí las de los no tan ricos y otros, sin embargo se enfadan con la vecina y le regalan el sobrenombre de “la Corneja” o “la de la tapia”.
Todo hasta que el 26 de marzo de 1890, el alcalde Florencio Pollo Martín, médico, de condición liberal, y político muy particular, se cansa de esperar y él mismo se pone al frente de una cuadrilla de obreros. Con el apoyo de unos cuantos concejales, comienza el derribo de la tapia y las construcciones de Teresa Zúñiga que estorban en el trazado de la calle de la Rúa.

Detalles de la historia capaces de permitir hoy en día vistas como esta.

 

25/10/2020 ¿SABÍAS QUE…SALAMANCA TUVO UN CORRAL DE COMEDIAS?

A principios del siglo XVII, justo al lado del lugar que ahora ocupa el Colegio de las Siervas de San José, que en su día fue el Hospital General de la ciudad, empezó un insólito auge dramático en Salamanca gracias al corral de comedias que entretenía al respetable. Compañías de teatro de toda España llegaban a Salamanca para actuar ante el público charro, muchos de los espectadores eran estudiantes que disfrutaban en los asuetos del calendario del arte del drama.
Era precisamente el hospital el que gestionaba las funciones teatrales para costear los gastos sanitarios. La historia quiso que aquel incipiente corral de comedias pasase más tarde a ser el Teatro del Hospital y años después el conocido Teatro Bretón.
 

24/10/2020 ¿UNA TAPA EN SALAMANCA?

Nadie sabe si fue el rey Alfonso X, “el sabio”, quien por prescripción médica tenía que tomar dos copas de vino diarias el que decidió acompañar la ingesta del líquido mágico con un bocado de cualquier comida para así no acabar por los suelos. Otros dicen que en la época de los Reyes Católicos el efecto del alcohol provocaba no pocos incidentes así que en las tabernas se decretó que se empezara a acompañar la bebida de una loncha de embutido para paliar desastres callejeros. También hay quien alega que el rey Alfonso XIII, un día de fuerte viento, para evitar que el polvo entrara en su bebida, pidió una loncha de jamón para “tapar” el vaso. La costumbre se extendió entre la gente y el resto es historia.
Qué importa. El caso es que la gastronomía charra iza su bandera de plata en la barra de los bares de la ciudad.
¿Qué queréis de tapa?

23/10/2020 LA MARQUESA DE ALMARZA

En 1768 la marquesa de Almarza, María Manuela de Moctezuma, es encontrada muerta en su palacio de San Boal. La noticia pronto vuelas por las esquinas de Salamanca y una multitud se agolpa frente a la puerta de su casa. Ante la imposibilidad de trasladar el féretro hasta la iglesia de San Boal, su marido decide llevar sus restos por un pasadizo secreto que conectaba su palacio con la iglesia. Esa noche, para velar el cuerpo de la marquesa se decide que uno de los sacristanes esté con ella. El brillante anillo que María Manuela lleva en uno de sus dedos llama la atención del escolano y en el silencio de la noche más oscura decide robárselo. En el fragor del hurto se halla el joven cuando la marquesa se incorpora súbitamente. Los gritos del sacristán abandonando la sala despiertan a los criados del Marqués que no dan crédito a lo que están viendo.

Lo increíble de la leyenda no es que la marquesa hubiera sufrido un ataque de catalepsia sino que al sacristán le fue otorgada una pensión vitalicia en agradecimiento por haber despertado a la marquesa.

 

21/10/20 LAS CALLES DE SALAMANCA

Ahora se llama calle, avenida o plaza, aquella que en su día fue rúa, ronda, corral o claustrilla. La toponimia urbana charra reflejaba hace siglos el modo con el que el pueblo entendía la vida y la cultura. Los términos que daban nombre a sus calles nacían espontáneamente, sin normas. Eran muchas veces huellas del pasado, de los personajes que pisaron aquellos suelos, o de quienes habían sido testigos de hechos relacionados con la historia local.

Hoy son más bien nombres geográficos, de políticos, de santos, de artistas. Y la ciudad es otra. Eso está claro. Ni mejor ni peor. Otra.

19/10/2020 FRAY FRANCISCO DE VITORIA

Qué diría ahora el teólogo, filósofo y jurista dominico Fray Francisco que en 1526 ganó la Cátedra Prima de Teología de la Universidad de Salamanca. Qué diría aquel humanista profesor cuyas clases estaban llenas de estudiantes y de profesores, ávidos por escucharle. Aquel que fundó la famosa Escuela de Salamanca, a la que pertenecieron influyentes juristas y teólogos. Qué diría ahora si levantara la cabeza el que ha sido considerado el padre del derecho internacional moderno. Aquel que en su época en Salamanca afrontó tantos retos intelectuales, innovando métodos y abriendo temáticas. Qué diría ahora quien originó una verdadera corriente de pensamiento teológico-jurídico dejando una impronta en la enseñanza inmensa. Qué diría ahora, pienso mientras lo veo mirar al infinito. ¡Qué paradoja tan grande!. Toda su obra girando en torno a la dignidad y los problemas morales de la condición humana y ahora él está de piedra mirando al tendido. Ni las palomas le guardan respeto.

 

LA CALLE LIBREROS

 
La tarde se abre paso en la vía de la plata, colorea la piedra y guía al caminante.
 
Alguien parece haberle robado las agujas al reloj de esta calle.
Fotografía: José Ramón López Fidalgo
 

EL PATIO CHICO

 
El patio chico esconde 
un secreto de atardecer,
un escalofrío emocionante,
un beso lanzado al aire 
que envidioso roba el ciprés.
 
Fotografía: Patricia Díaz Santillán
 

18/10/2020 ¿SABÍAS QUE…LA PLAZA DE LA LIBERTAD FUE UN HUERTO?

 
Pues sí, la Plaza de la Libertad, que debe su nombre al recuerdo de la infatigable lucha contra los franceses en la guerra de la Independencia, fue en su día el huerto y el jardín del Colegio de San Elías de los Carmelitas descalzos. De ese Colegio, hoy en día, solo la Parroquia del “Carmen de arriba” a la que se puede entrar desde la Plaza de los Bandos, resiste el paso de los años.
Fue en el siglo XIX, con la desamortización, cuando el Ayuntamiento se quedó con el huerto y decidió abrir el ágora y llenarla de bancos corridos importados de la Plaza Mayor. Los cipreses, las palmeras y la fuente característica en el centro de la misma le fueron dando el glamour necesario para convertir aquel sencillo huerto en una de las Plazas más bonitas de Salamanca.
 

17/10/2020 EL MUSEO TAURINO DE SALAMANCA

Visitar el museo taurino de Salamanca es una oportunidad de disfrutar del reconocimiento a la fiesta de los toros y a los toreros de Salamanca. Creado en 1993 por la Federación de Peñas Taurinas de Salamanca, el visitante podrá acceder a un espacio de referencia en la ciudad para la difusión, defensa e investigación de la cultura y el patrimonio del mundo del toro.

El museo se divide en tres secciones: el mundo del toro, las representación en el arte del toro y por último, el toreo.

Con espacios dedicados a El Viti, al Niño de la Capea o Julio Robles, salas de pinturas y esculturas, sala de trajes y de recuerdos taurinos, el visitante podrá disfrutar en su interior de imágenes, pinturas, muletas, trajes de luces, banderillas, estoques y capotes.

Un regalo para los amantes del toro.

16/10/2020 MANUEL RAMOS ANDRADE

 Esas pequeñas personas que en el anonimato escribieron en silencio nuestra historia merecen salir hoy a la palestra. Para que la Casa Lis pudiera abrir sus puertas fue necesario que Manuel Ramos Andrade cediera generosamente la mayor parte de los fondos que hoy componen la colección del Museo Art Nouveau y Art Déco.

Aquel joven, de origen humilde, emigró de niño al norte de España con su madre y hermanas y de ahí a Francia, donde comenzó a trabajar como camarero. Sus ansias de libertad le hicieron viajar por medio mundo hasta que llegó a Australia y probó suerte en el mundo del espectáculo. Quién sabe por qué nació allí su pasión por las antigüedades. Comenzó a recoger objetos y muebles que nadie quería y a los que él veía un significado único. Valiente e innovador, tenía un gusto increíble. El éxito llamaba a su puerta cuando la enfermedad de su madre le hizo volver a Europa. Lo vendió todo y empezó de cero. Poco después se instaló en Barcelona. Allí empezó a comprar muñecas de porcelana, aquello fue el germen de las colecciones que se exponen hoy en el Museo.

Tras haber pasado casi toda su vida fuera de su Salamanca querida, el artista quiso regresar a sus orígenes y devolver el amor incondicional de la ciudad donando sus colecciones a través de la fundación que lleva su nombre.

La ciudad responde con una palabra: GRACIAS

14/10/2020 NOVENTA AÑOS EN LA PLAZA MAYOR

 
A Dori no le pesan los años. Tiene los dedos curtidos y agrietados, la espalda ligeramente encorvada y la sonrisa al dente. Hace tiempo que decidió que la mejor forma de honrar a su padre era seguir con el negocio que le había dejado en herencia.
 Un kiosko que año tras año había resistido al envite del precio de la fama en la Plaza Mayor de Salamanca. Un kiosko en el que su padre se había dejado la vida y había empezado a escribir una historia fascinante. Una estación de servicio como un oasis de cultura en medio de una autopista de soportales. Ni más ni menos.
Ella tiene una de esas llaves que abren la Plaza Mayor cada madrugada, viendo pasar el ir y venir de los días, bajo el sol, la lluvia y los caprichos del calendario. A veces, en el silencio de un desapacible día, rodeada de palabras e imágenes, piensa en su padre y en seguir honrando la profesión otros mil años. Ni rastro de la palabra rendición.
 

12/10/2020 EL OTOÑO

Cada año, cuando septiembre avanzaba con el sístole y el diástole de una ilusión desbordante, entre hornadas de estudiantes que desafiaban al frío y a las ferias, octubre siempre tenía un ojo en la mirilla de la puerta, amenazaba al futuro cargado de melancolía, de parques y de hojas secas. El curso universitario en Salamanca dictaba las normas de la vida en la ciudad y el otoño siempre se desperezaba mirando al cielo entre la algarabía de los alumnos.
Este año las cosas han cambiado, las circunstancias del planeta han desnudado las calles y la Plaza Mayor encoge los hombros en silencio, preguntándose por qué.
En el fondo no tiene miedo, sabe que lo único que jamás se detendrá es el calendario, muy pronto llegará el invierno y tras él la ansiada primavera.

 

11/10/2020 ¿SABÍAS QUE…LA PLAZA DEL CORRILLO FUE EN SU DÍA UN CEMENTERIO?

 
En 1921, cuando se remodeló esta Plaza, aparecieron numerosos restos humanos esparcidos por toda la zona ya que allí se ubicaba el cementerio de la parroquia de San Martín. 
La Plaza del Corrillo tiene a día de hoy un trasiego envidiable y el pulso late a diario, pero hace cientos de años, era el punto crítico que dividía a los partidarios del Bando de San Benito y del Bando de Santo Tomé. La Plaza era conocida como “el corrillo de la Yerba” puesto que nadie se atrevía a cruzarla y la hierba crecía indómita. 
“Quien a pisarla llega, con sangre suele regarla” rezaban unos versos entonces.
 

10/10/2020 VISITAS NOCTURNAS A IERONIMUS

Cuando cae la noche y el cielo duerme entre nubes y aviones vacíos, las torres de la Catedral se mantienen más erguidas que nunca y permiten a los turistas caminar por los ventrículos de su corazón.

Subir por esas escaleras hasta acariciar el cielo de Salamanca recorriendo las entrañas de la historia es una suerte gracias a las visitas guiadas nocturnas que ofrece la ciudad.

Ambientadas con música y luz, se han convertido en una de las visitas estrella de Salamanca. Una experiencia que dejará boquiabierto a quien disfrute desde el balcón más bonito del mundo de las mágicas vistas de la ciudad.

SANTA CÁNDIDA

 
Juana Josefa Cipitria y Barriola nació en Andoáin, Guipúzcoa, en 1845, aunque en Salamanca siempre fue conocida por su nombre religioso, Santa Cándida María de Jesús. Ella fue quien fundó en Salamanca la congregación de las “Hijas de Jesús”, más conocidas ahora como ‘Jesuitinas’. Lo hizo en la iglesia de la Clerecía el 8 de diciembre de 1871, contra viento y marea. Aquella congregación tenía como misión “educar en la niñez y la adolescencia a las más jóvenes”. La escuela en muy poco tiempo vio como cientos de chicas acudían a estudiar para seguir su misión. En 1877, el Obispado de Salamanca, abrumado por su popularidad, decidió cederle el edificio de Montellano para sus alumnas. Desde ese momento, la congregación no hizo otra cosa sino ampliar sus horizontes por la geografía castellana e incluso Latinoamérica. De hecho, actualmente, las Jesuitinas están presentes en diecisiete países al servicio del prójimo y con especial atención a los más necesitados. En el año 2010, la Madre Cándida fue canonizada por el papa Benedicto XVI.
 
Lo que muy poca gente sabe es que la raíz de aquel movimiento, el germen que vio nacer la educación de las jesuitinas, el cuerpo de Santa Cándida, duerme para siempre en nuestra ciudad, en la capilla del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.
 

EL CIELO

Salamanca se despierta y el cielo amenaza con descargar su ira frente al calendario. El Patio chico observa la escena en silencio. Esa hermosa bisagra de la historia, esa esquina entre dos catedrales, esa torre del gallo que impaciente reza para que el agua no haga de las suyas y turbe el atardecer musical que nos espera. Ese magno silencio que envuelve la escena es sobrecogedor. Es el resumen de la ausencia frente a las ganas. El aire mueve a su antojo los cipreses que custodian el momento y el paso de las horas no afloja y presagia tormenta.
Las sillas resisten y no se pliegan ante las circunstancias, siguen ahí, esperando. En silencio escucho perfectamente lo que dicen:
¡Nada podrá con nosotras!

05/10/20

VOLVER, SIEMPRE VOLVER

Cuando ayer volví a verte, después de tanto tiempo, supe que nada había cambiado.
Estabas tan guapa como siempre. Solo el tiempo había puesto un paréntesis de distancia entre nosotros. Volví a respirar tembloroso por las entrañas de la calle Libreros, mecido entre tus brazos, siempre a tu lado. A continuación me dejé caer por Tentenecio, paseé por la cruz de los ajusticiados y el Tormes me saludó, guiñándome un ojo. Con una simple mirada supe que todas las cosas seguían en su sitio.
El atardecer volvió a ser mágico a tu lado. Me hundí en el océano de la calle de la Compañía recogiendo el afluente de los estudiantes imberbes por la calle Meléndez, con los libros bajo el brazo y la ilusión intacta.
Nada había cambiado.
Querida Salamanca: los que como yo se casaron contigo hace tiempo sabemos que se trata de un amor infinito.

30/09/20

UNA MIRADA QUE VALE ORO

Frente a la Casa de las Conchas se detienen las miradas del respetable. Frente a uno de los palacios más singulares de Europa, de estilo renacentista, isabelino, gótico y decoración plateresca y morisca. ¿Quién da más?.

A mediados del siglo XVIII, en la calle de la Compañía, los Jesuitas de Salamanca terminaban la obra de arte de la Clerecía. Temerosos de que las miradas de los viandantes se desviaran hacia la Casa de las Conchas y no hicieran brillar la Clerecía, cuenta la leyenda que los miembros de la Compañía de Jesús ofrecieron a los Maldonado una moneda de oro por cada concha de la fachada de su palacio. La respuesta de la familia fue un rotundo no. El resultado nos permite ahora pasear por un sutil espejo en el que dos bellezas se miran a los ojos. Frente a frente.

 

28/09/20 

BORDADOS AL CORAZÓN

Sobre su mesa duermen las lentejuelas, los abalorios y los hilos de mil colores que sueñan en el arcoíris de su corazón. Sus manos cosen como cosían las manos de su madre y su abuela. El folclore galopa desvocado por sus venas. En el taller hay bordados, estandartes, capas y trajes regionales. La aguja tatúa el sentir charro en cada puntada de hilo. Se respira entusiasmo y sentimiento. Honor y patria. La brecha cicatriza, costura tras costura. Hay un ejercicio de pura orfebrería en cada tejido. Artesanía de tela. Horas y horas minuciosamente concentradas en el jeroglífico de un patrón. Botones, mantos, adornos, cadenas y terciopelo.

Qué suerte tiene Salamanca de poder mantener vivo ese sentimiento charro.

 

¿SABÍAS QUE…?

Está claro que salvo los arcos que marcan accesos a las calles o el central del Ayuntamiento, todos los arcos de la Plaza Mayor de Salamanca parecen iguales. Sin embargo hay que fijarse un poco más para darse cuenta de que en el ala occidental, el de Petrineros, uno de los arcos es ligerísimamente más ancho que los demás.

Es el sexto desde la calle Concejo. Parece que en su día se tuvo que trazar más ancho para permitir así el tránsito de los carruajes hacia la vivienda del Conde de Grajal que se negó a vender su Palacio para alinear el ala oeste de la Plaza.

En 1741 la instancia judicial dio la razón a la ciudad y las obras pudieron llevarse a cabo.

26/09/2020 EL POZO DE LA NIEVE

En 2005, escondido en la casa que ocupaba el número 79 de la calle Rector Esperabé se encontró algo increíble. Uno de los monumentos más desconocidos de Salamanca.
Data del siglo XVIII, donde la imagen de los cientos de mulos que cargados de nieve que llegaban a la ciudad desde las Sierras de Francia y Béjar, resultaba ser un auténtico poema visual. Lograr almacenar esa nieve para después convertirla en hielo y utilizarla con diversos fines hacía que la ciudad tuviera su peculiar nevera para la época de calor, en las profundidades. Aquello era un verdadero sistema de refrigeración y herramienta medicinal.
Siete impresionantes metros de profundidad cubiertos por una bóveda de pizarra. Galerías subterráneas de origen y función inciertos, murallas, túneles y restos de conventos enterrados que desde ya pueden disfrutar quienes visiten el lugar.
¿El precio de la entrada?

25/09/2020 DÁMASO ALONSO 

La calle Dámaso Alonso se asoma por la calle Zamora y entra sigilosa en la Plaza de San Boal, caja de cerillas sutil y hermosa, como un origami perfecto. El problema es que muy pocos conocen la figura del protagonista al que honra la calle, el gran Dámaso Ledesma Hernández, cura y músico, de Miróbriga. 
El párroco, después de recibir la orden sacerdotal, colaboró de una manera importante en la confección del cancionero popular de nuestra tierra, investigando en la música tradicional salmantina y siendo organista en la Catedral de Salamanca durante los últimos 32 años de su vida.
La prohibición  eclesiástica a quienes estaban ordenados de orden sacro para asistir y colaborar con las fiestas populares de toros no arruinó la ilusión de Dámaso Ledesma, que obviando aquella ley, logró con ansias de la libertad, componer bellas páginas musicales para la historia de todo lo relacionado con el mundo del toro.
 

23/09/2020 EL MILAGRO DE POZO AMARILLO

Algunas calles de nuestra ciudad quedan tatuadas para siempre en el mapa de los recuerdos de Salamanca. San Juan de Sahagún era un hombre bueno y tuvo mucha culpa de uno de esos tatuajes en nuestra historia a mediados del siglo XV, en la calle Pozo Amarillo, por cierto, así llamada por el color ocre que desprendía el pozo más cercano a la Plaza del Mercado.

Fue aproximadamente en 1475, cuenta la leyenda que un niño cayó a un profundo pozo en esa calle y los gritos de auxilio de su madre alertaron al fraile agustino. Ni corto ni perezoso San Juan de Sahagún desató su hábito y echó mano de su cíngulo lanzándolo para que el niño pudiera tomarlo. Como la medida era insuficiente, cuenta la leyenda que el Santo empezó a rezar y el nivel del agua empezó milagrosamente a subir haciendo que el niño pudiera asirse a la borla de su cordón y salvar entonces su vida.

21/09/2020 Vivir de gorra 

Aunque en su origen, la expresión “ser un gorrón” se refería solo al hecho de consumir gratis o aprovecharse para no tener que pagar, las teorías sobre el origen de la misma son muchísimas.
 
Una de ellas, la más antigua, decía que el truco consistía en tratar de colarse en los banquetes quitándose la gorra en la puerta y saludando a los porteros. 
 
Sin embargo otras interpretaciones sitúan el origen de la expresión en nuestra querida Salamanca cuando la vagamunda vida de los estudiantes salmantinos de los siglos XVI al XVIII, llamados muchos de ellos capigorristas por su forma de vestir, capa negra y gran gorro, llenaba las calles de la ciudad. Muchos estudiantes eran especialistas en vivir del cuento, "comiendo y viviendo de gorra". 
 

19/09/2020 SALAMANCA CIUDAD DEL ESPAÑOL

 A pesar de que corren tiempos difíciles no nos olvidamos de que Salamanca es una ciudad que siempre ha sabido cuidar sus tesoros. Uno de ellos es la cantidad de estudiantes extranjeros, ávidos de conocer la lengua castellana, el idioma español, puro y claro, del que presume la ciudad.

Salamanca fue la primera población española que creó una oficina dedicada a surtir de información a todos los alumnos de diferentes partes del mundo que llegaban a la ciudad para estudiar. Ese servicio, pionero en el país, y imitado en diferentes ciudades posteriormente, servía para ayudar y orientar al joven estudiante que buscaba asesoramiento, que necesitaba consultar, preguntar o asegurarse de algo. Algo que la ciudad entendió como absolutamente fundamental.

Con una bonita oficina en la Plaza Mayor, dónde si no, a pesar de vivir momentos complicados, aún hoy sigue ayudando, enseñando y mostrando una ciudad Patrimonio de la Humanidad, segura, joven, dinámica y viva. La ciudad se mantiene firme, sabe que volverán los estudiantes, que volverá la vida.

 

18/09/2020 LA LUZ DE ESTA CIUDAD

El sol deforma y estira la sombra de los viandantes. Las miradas de quienes admiran la ciudad se reflejan en la piedra de Villamayor y la llenan de energía. No cabe duda de que esta ciudad es única, especial, diferente. Pocos son los días que el astro rey nos abandona y no riega de rayos de luz las calles de la ciudad. Qué suerte la nuestra. Tener un cielo que abre de par en par las cortinas del escenario para que el sol dicte sentencia.

Salamanca respira y siente como un gigante. Es un océano de transeúntes. Un mar de miradas y atardeceres. La luz, la ansiada luz, es el tesoro más preciado de nuestra ciudad.

16/09/2020 LA CASA DE SANTA TERESA

Pocos saben que cuando te dejas caer por la calle Crespo Rascón, camino de Bordadores o de la Plaza Mayor, a tu derecha dejas, sin darte cuenta, frente a una bonita fuente, un pedacito de historia de Salamanca, la primera y humilde morada en la que vivió Santa Teresa de Jesús cuando llegó a nuestra ciudad, invitada por los Jesuitas, para fundar el Convento de San José de Carmelitas Descalzas.

De eso han pasado casi 500 años y la fachada de la casa ha resistido el envite del tiempo con firmeza. Durante un tiempo fue Convento de las Carmelitas y actualmente pertenece a las Siervas de San José. Parece que el destino quiso guardar más protagonismo al interior del lugar porque también fue el hogar de la Madre Bonifacia Rodríguez, la primera Santa salmantina.

Cuando paséis por Crespo Rascón pensad que vuestros pasos pisan las huellas en el tiempo de Santa Teresa de Jesús.

14/09/2020 LA CALLE CALDEREROS

Como muchas otras calles charras medievales, la calle Caldereros debe su nombre al gremio de artesanos fabricantes de ollas y calderos de latón y cobre. Esta actividad resultaba entonces peligrosa porque con las pequeñas fraguas que utilizaban podían provocar incendios muy temidos en la época. Por eso estos artesanos eran exiliados fuera del centro urbano y de los alrededores de la Catedral.

Hoy en día, la calle Caldereros vive semi olvidada, como un afluente de la Gran Vía. Muy pocos incendios podemos esperar en ella, quizá solo los que se perfilan bajo el pecho de quienes se dirigen al Juzgado temerosos de la verdad o la mentira o los incendios de los furtivos del amor que atracan en el puerto silencioso de esta calle a altas horas de la madrugada para apagar o reavivar la llama de un amor adolescente.

Así es la vida

12/09/2020 LA NOCHE DEL PATRIMONIO

La bendita suerte de ser una de las quince ciudades “Patrimonio de la Humanidad” en España, es que podemos disfrutar de eventos como el que se celebra hoy, “la Noche del Patrimonio”. Siempre con todas las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias, esta noche todos los espacios patrimoniales de Salamanca serán abiertos en un horario excepcional, al ritmo de las estrellas.

No sé si quieres visitar el Museo de Pintura Medieval Santa Clara, tal vez te apetezca subir a Ieronimus o a las Torres de la Catedral, a lo mejor lo que quieres es dar un paseo por el cerro de San Vicente para descubrir el origen de la ciudad. ¿Y si visitas el Convento de San Andrés o el centro de Interpretación de las Murallas Salmantinas?. Quizá sea el momento de sentir el influjo de la Cueva de Salamanca o de arañar el cielo desde las torres de la Clerecía. Todo es posible aquí. Puede ser la hora y el día perfecto para conocer la Iglesia de la Vera Cruz, el museo Taurino de Salamanca, la filmoteca o el museo de automoción. Ya sabes que esta ciudad tiene para todos los gustos.

Reserva tu entrada para esta noche aquí: https://salamancaymas.es/la-noche-del-patrimonio/

 

11/09/2020 NO DECÍAMOS AYER, SEGUIMOS DICIENDO HOY

A menudo, cuando paso delante de él no puedo evitar sentir que me mira. Fray Luis de León siempre apuntaba a los ojos de sus alumnos en la Universidad de Salamanca y disparaba frases solemnes:

Profesor, poeta y humanista, solía decir que había que poner concierto en las palabras, luego elegirlas y más tarde ponerlas en su lugar. Tanto en lo que se decía como en la manera que se decía. Qué verdad tan absoluta.

Fray Luis de León dejó en infinitas mareas de estudiantes ese mágico sello de su doctrina: Personalidad y vida.
Ahora pasados tantos años, solo su mirada sigue enseñándonos infinitas cosas.

09/09/2020 SECRETOS AL POR MAYOR 

Si la noche acompaña no lo dudo ni un instante. No hay lugar mejor para sentir ese cosquilleo de la historia que frente al silencio embriagador de la fachada de piedra magna de Salamanca.

Mil secretos en crucigramas invisibles me miran a los ojos, jeroglíficos imposibles, relieves ornamentales, figuras que se presumen fieles al onanismo. Animales, tableros de juegos, grafitis, quién da más.

A veces, sumida la noche en el silencio más absoluto, también puedo escuchar sigilosos pasos por la vía de la plata. Se confunde el rumor entre el aleteo brusco de una bandada de estorninos que rompen el cielo y la noche.

Yo solo puedo pensar que la felicidad era esto.

07/09/2020 PLANES A LARGO PLAZO 

No le demos más vueltas al asunto, pasó abril y mayo y junio y julio y agosto. Y pasará el resto del año si nada o nadie lo impide, porque la verdad es que uno ya no sabe qué pensar. La vida derrapa a mi lado, entre sirenas de ambulancia y barrenderos que afilan las aceras. En Salamanca manda un sol agradable que no castiga y calienta lo justo.
He decidido que se acabaron los planes a largo plazo. Prefiero disfrutar el momento, la puesta de sol junto al Tormes y el atardecer de esta ciudad mágica. No estoy dispuesto a malgastar emociones o ilusiones sin la certeza de saber si se van a llevar a cabo. Tantos viajes se han quedado en el aire, tantas promesas incumplidas, tantos planes a distancia. Tanto... ¿para qué?. Para nada.
Se acabaron los planes a largo plazo. Mejor aquí y ahora.

05/09/2020 MUSEO DE AUTOMOCIÓN “AQUELLOS FELICES AÑOS 20”

Hasta el último sábado del próximo mes de octubre, el visitante puede acercarse a la ribera del río y sentir en el Museo de la Historia de la Automoción de Salamanca la esencia del automóvil de los felices años 20 del siglo pasado. El visitante podrá ver algunos de los vehículos que marcaron esa etapa dorada de la automoción, ejemplos de los principales anuncios publicitarios de entonces, una recreación de un taller de la época, muestras de faros, volantes, tapizados, radiadores, bocinas, y juguetes que transportarán al visitante al siglo pasado. Elementos indispensables para el desarrollo posterior del automóvil hacia la comodidad y la elegancia.

Un lujo para Salamanca, un lujo para los salmantinos, un lujo para los visitantes.

04/09/2020 La Torre del Gallo

 Pertenece a la Catedral Vieja de Salamanca y es uno de los cimborrios más bellos del románico peninsular. Yo me asomo al balcón del corral del cielo y distingo erguido al animal en la cúspide, dictando las vistas.

La influencia francesa está clarísima, la Catedral se empezó a construir de la mano del Obispo francés Jerónimo de Perigord, y los cimientos se pusieron en el área en la que se habían asentado los francos. El gallo dominaba los campanarios del país vecino y también simbolizaba la esperanza y la fe.

Quizá la torre recibió entonces el nombre por el gallo de su veleta o quizá la disposición de las tejas se pareciera al plumaje del rey de las gallinas. ¿Qué más da?

Un bonito nombre para manejar el cielo de Salamanca.

02/09/2020 “Salir por la puerta grande”

En Salamanca, la historia siempre dejó para el presente regalos en forma de detalles minúsculos que con los años han ganado un peso cultural fascinante.

Hoy camino por la calle Libreros y llego a la Plaza de Anaya. En la Facultad de Filología no puedo evitar recordar que desde el siglo XIV cuando los doctorandos recibían un aprobado del tribunal, los compañeros de fatigas y estudios lo sacaban a hombros por la puerta grande que daba a la capilla de Santa Bárbara, en la Catedral Vieja. Un “vítor” pintado con pigmentos animales o vegetales nacía entonces en las blancas paredes de la Universidad con el nombre del nuevo doctor. Reconocimiento al esfuerzo de por vida. Si, por el contrario, el doctorando suspendía, lo acompañaban a salir por una pequeña puerta trasera que daba a la calle de los Carros y de la que posteriormente tomó su nombre.

31/08/2020 VOLVER, SIEMPRE VOLVER

Todos conocemos cómo se las gasta el calendario, su infatigable ir y venir, como la marea de una playa infinita. Su vuelta a empezar, sus estaciones, sus anhelos y esperanzas.

Todos conocemos cómo vuelven las olas del otoño, su melancolía, sus atardeceres. Su volver a empezar, su bajamar llena de incertidumbre.

Sin embargo, hay ciudades en las que todo es más sencillo.

No sé si me entiendes.

29/08/2020 VISITAS GUIADAS POR SALAMANCA

Si quieres visitar Salamanca, una ciudad fascinante y llena de vida, si anhelas perderte por un laberinto de calles y de enigmas, leer las páginas de un libro de historia escrito con piedra de Villamayor te proponemos que lo hagas con la Asociación de Guías Oficiales de Turismo de Salamanca.

La garantía de pasear de la mano de un guía cualificado, profesional y habilitado por la Junta de Castilla y León es básica para hacer de tu visita algo inolvidable. Te esperan mil y una leyendas que unirán la historia y la cultura de Salamanca en un puzzle infinito.

Ellos se mueren por enseñarte la ciudad. ¿A qué esperas para llamarlos?.

28/08/2020 LA CASA DE LOS NIÑOS DEL CORO

Hace tiempo que no bajo a ver a mi amigo el Tormes, no pocas penas ha escuchado de un servidor, que sentado en un diván imaginario le ha contado venturas y desventuras. Hoy me recojo por la calle San Pablo, con el radar de la mirada dispuesto. En la esquina con la calle  “Arroyo de Santo Domingo” me detengo frente a una construcción que tiene más de 500 años. En silencio miro la casa y me acerco sigiloso a la puerta. Aún puedo escuchar la angelical voz de los niños que en el siglo XVIII asistían a clases de canto con ese inconfundible roquete blanco de manga corta y en la cabeza un bonete rojo.

Era la Catedral de Salamanca la que manejaba una educación musical que para los más pequeños se antojaba entonces fundamental. Allí, por ejemplo, Manuel José Doyagüye afinó sus cuerdas vocales infantiles para convertirse más tarde en compositor y maestro de la capilla de la Catedral.

26/08/2020 LA ESCALERA DEL CONOCIMIENTO

Desde el siglo XVI, en la Universidad de Salamanca, una escalera de estilo renacentista permite unir el Claustro bajo donde aún se pueden ver las aulas y los bancos originales, con el Claustro alto, en el que se encuentra la antigua biblioteca. Yo suelo dejarme caer por la Universidad para visitar esos peldaños en los que no es difícil imaginar a los estudiantes subir y bajar sedientos de literatura y conocimiento. Las tallas y los símbolos de sus tres tramos de escalera mostraban a los alumnos una alegoría de sus vidas. Los peligros de la juventud en el primer tramo, la madurez, en el segundo, capaz de hacerte descender a causa de la lujuria o de seguir ascendiendo y el último, la vejez, a las puertas de la Biblioteca y de la gloria del saber de los libros.

Una clase magistral tallada en piedra.

24/08/2020 “SALAMÁNCAME”

Hay quienes anhelan huir, escapar, encontrar la sombra del cuerpo que les pertenece. Otros en cambio se sienten extremadamente cómodos en el territorio que les han dispuesto. Yo, por ejemplo, subo y bajo la calle Toro, a diario, feliz como una lombriz, ansioso por volver a sentirme un integrante más de este espectáculo, poco me importa saber que el escenario es el mismo, porque la obra de teatro siempre es diferente.

22/08/2020 LA FILMOTECA DE SALAMANCA

Siempre que paseo por la Plaza de San Julián, entre terrazas repletas de adolescentes pienso que ojalá alguno de ellos gastara un poco de su tiempo en cruzar la calle y adentrarse en la filmoteca. Ellos no lo saben pero el séptimo arte está muy vivo en Salamanca. La Filmoteca de Castilla y León, creada en 1990, es un centro de documentación e investigación y el archivo público de fotografía, cine y medios audiovisuales de nuestra comunidad autónoma. En el centro se conservan películas, fotografías, libros, revistas y documentos relacionados con la historia del cine y la fotografía que pueden ser consultados por investigadores y usuarios de su biblioteca, fototeca y videoteca.

A menudo se organizan ciclos de proyecciones cinematográficas y exposiciones de fotografía. Actualmente ofrece la colección «Artilugios para fascinar», de  Basilio Martín Patino, compuesta por centenares de aparatos y de imágenes relacionadas con la historia de los medios audiovisuales anteriores a la llegada del cine.

¡Pasen y disfruten!

21/08/2020 CALLE HOVOHAMBRE

Hay nombres de calles que Salamanca erosiona con los años, pule y define hasta la actualidad.

Hay, a pesar de los tiempos que corren, bonitos enigmas que aún permanecen intactos en Salamanca, como el de la calle “Hovohambre”, desconocida y estrecha rúa que nace y hurga cuesta abajo, en la herida del Mercado Central, dejándose caer hasta la calle de Doña Gonzala Santana.

Allá por el siglo XVIII fue denominada “Loambre”, más tarde “Lobo-Hambre” y hoy en día “Hovohambre”. Como dice el prestigioso Ignacio Carnero en la “biblia charra”: Callejero Histórico de Salamanca,  una de esas calles que «bautiza el pueblo por cualquier circunstancia totalmente desentrañable con transcurso del tiempo».

 ¿Algún osado tiene una teoría que resuelva el crucigrama?

 

19/08/2020 LA SANGRE DE NUESTRAS CALLES

Quizá muy pronto volvamos a ver una imagen así, pienso al ver una foto del año pasado, en la que un domingo de febrero, una carrera popular cicatriza las calles en Salamanca.

Quizá muy pronto vuelva a verlos a todos en la calle María Auxiliadora, yo los distingo fácilmente, en la línea de salida botando ligeramente sobre sus punteras. Cuando el disparo suena, sus piernas vuelan. Son galgos consumidos por el ansia, concentrados, escuálidos cuerpos en busca de su presa, la meta.

Mercedes y yo, sin embargo, solo soñamos con llegar. Disfrutamos las sonrisas del recorrido, las fotos y los aplausos de la gente. ¡Vamos! ¡Ánimo! ¡Campeones!, resuenan como un eco permanente. En la Plaza Mayor están los padres de Mercedes. Aplauden emocionados. Ella me mira de reojo y sonríe. Yo aprieto los dientes y sigo empujando su silla.

17/08/2020 LA TUNA

Son las diez de la noche en Salamanca, la Plaza se ha iluminado como un árbol de Navidad permanente y ha provocado el suspiro del respetable público que admira la obra de arte.

Suena una música agradable al fondo de los soportales en la calle Concejo. Me acerco y allí los veo, ataviados con la capa y la sonrisa al dente. Supongo que sus antepasados debieron de pasarlo peor que ellos, reconocidos “sopistas” por aceptar el líquido elemento condimentado de los Conventos y carentes de recursos, se veían obligados a ganarse la vida en otros menesteres. Hoy la historia continúa, nunca exentos de picaresca, siguen cantando y animando las calles de la ciudad con bandurrias y guitarras. Su estilo de vida alegre, libre y vagamunda, ha dado lugar al adjetivo tunante, que reconoce en cierto modo al pícaro y al bribón. Eso sí, ahora las penurias de los inicios no existen. Hay cerveza y sangría suficiente en la mesa para que la fiesta continúe.

15/08/2020 LA TERRAZA DEL CONVENTO DE SAN ESTEBAN

Salamanca tiene desde este verano una nueva forma de acariciar su cielo azul. Además de las torres de la Catedral con “Ieronimus” y la Clerecía con “Scala Coeli”, la ciudad abre los ojos del visitante desde un mirador en la terraza de uno de sus edificios más emblemáticos, el Convento de San Esteban.
 
Cualquiera que haya paseado bajo la solemnidad de “los Dominicos” sabe que estamos ante una obra de Arte. Uno de los corazones de nuestra ciudad.
 
A partir de ya, no solo podemos degustar con la mirada la impresionante fachada, la Iglesia, el retablo del altar mayor, el coro o el Claustro de los Reyes. Ahora también podemos vivir una experiencia espiritual, porque desde la terraza del Convento de San esteban las vistas son un tatuaje para siempre y el aire comparte espacio con el silencio, la armonía, el equilibrio y la paz. 
 
Es un lugar para ver con los ojos y el alma.

14/08/2020 LA PIEDRA DE VILLAMAYOR

Manuel, “el cantero”, se considera un artesano de la materia prima madre de todos los tiempos.
 
Ama la piedra que ha escrito la historia de su ciudad, su tacto arenisco, su olor, su pasado. Sabe que a pesar de la facilidad de corte y talla que tiene, la piedra de Villamayor ha convertido la ciudad de Salamanca en una fortaleza de Cultura y Arte. El brillo del Dios del sol enciende a menudo las luces de la ciudad en su piedra.
 
Hoy por ejemplo, observo a Manuel en silencio, desde una terraza, acaricia la piedra de Villamayor con unos dedos ajados por su oficio y deja caer restos de arena sobre la palma de su mano. Fue él quien me contó que en la época del Gótico, a los canteros, muy respetados por entonces, les llamaban masones porque eran los únicos arquitectos capaces de construir en la tierra la verdadera casa de Dios. La Catedral.

12/08/2020 BIENTOCADAS

Nada de pensamientos obscenos y picariles que os conozco. Esta bonita calle charra, en el antiguo barrio de “El conejal”, entre la calle Arco y la Avenida de Mirat, zona comercial, peatonal y muy transitada, le debe su nombre a la existencia de un Convento a la orilla de lo que hoy es la Plaza del Campillo.
Sus religiosas acostumbraban a llevar la toca de forma exquisita, con muy buena presencia y pulcritud, cubriendo su cabeza pero dejando a la vista el rostro perfectamente armónico. Aquel decoro pronto despertó gran admiración entre los ciudadanos que se sorprendían al ver a las monjas tan “bien tocadas”.
El resto fue culpa de la historia, que se ocupó de mantener un nombre hermoso en esa calle para que la identidad de Salamanca jamás se perdiera.

10/08/2020 UNA CIUDAD DE LAS DE ANTES

Supongo que esta ciudad se mantiene viva por la esencia de otros tiempos. Cuando una merienda a orillas del río Tormes unía a la familia. Cuando un paseo por los Dominicos después de que el sol se acueste es capaz de devolverte la vida. Cuando una cerveza bien fría, sazonada con risas cómplices, en una terraza con amigos, logra despertarte de un coma profundo de nostalgia. Cuando la soledad del puente romano bajo la luz de la luna te permite caminar por la historia. Cuando tumbarse en un banco de la Plaza de Anaya bajo las torres de una Catedral emocionante hace que sueñes despierto. Cuando dejas que la brisa de la madrugada te acaricie el rostro. Cuando el silencio de la piedra de villamayor es capaz de hablarte, entonces, solo entonces, si logras escuchar algo, sabes que estás en una ciudad única: SALAMANCA.

08/08/2020 SCALA COELI

Acariciar el cielo es un lujo que está al alcance de quien pisa las alturas y en Salamanca, subir a las Torres de la Clerecía, permite escalar peldaño a peldaño, la historia del Colegio Real de la Compañía de Jesús, hoy sede de la Universidad Pontificia. Todos sabemos que la escalera al cielo es infinita pero siempre puedes detenerte en una de sus múltiples descansos y sentir la magnitud de las vistas.

“Scala Coeli” es un regalo para los sentidos, una posibilidad de bañarse en el Barroco, de asomarse a los balcones del pasado, de nadar sobre los retablos de la capilla mayor y palpar los detalles de una arquitectura fascinante.

Poder admirar los retratos de sus salas o crecer paso a paso por la escalera del Campanero hacia las dos torres de la iglesia es un lujo. La luz y el sonido condimentarán a la perfección las vistas de una ciudad única: SALAMANCA.

No te arrepentirás.

 

07/08/2020 LA CALLE PADILLEROS
 
Tengo que recoger a mi hijo en la peluquería y camino desde la Plaza del Campillo hasta la calle Padilleros. Recuerdo entonces un dicho que no falla, “El origen siempre está en la Historia”. Cuando en el corazón del barrio de San Juan, presas de otros tiempos, tantas mujeres charras vivían al calor de los hornos para cocer el pan o asar la carne, no sospechaban que la historia les guardaría un hueco en Salamanca. Aquellas padillas al rojo vivo en las casonas del señorío charro dieron nombre a la calle que aunque ahora se llama “Padilleros”, siempre debió ser “Padilleras”.
 
 
05/08/2020 COLEGIO ARZOBISPO FONSECA

Arde el sol cotidiano en mi espalda de miércoles. La tarde agoniza entre quehaceres y dramas. Antes de bajar por la cuesta de San Blas giro la cabeza y veo siglos de historia frente a mí. La fachada del Colegio Arzobispo Fonseca me saluda impertérrita. Una joya del Renacimiento español desde la que el apóstol Santiago en la batalla de Clavijo me devuelve la mirada dentro de un gigantesco medallón. Las escaleras parecen sonreírme y casi puedo adivinar que el bueno del apóstol me guiña un ojo.

Miro detenidamente su fachada, repleta de piedras y ajada por los años y por fin logro leerle los labios. Me dice ENTRA.

03/08/2020 El patio de la Casa de las Conchas
 
Cuando mi sombra camina cansada a la sombra de la Clerecía, no hay día que no sienta una atracción irremediable hacia este lugar. Musa infinita de los flashes de los viajeros, el patio de la Casa de las Conchas reina armónico como el corazón del Palacio. Su ventrículo, un pozo artesanal que regó en su día de agua tanto amor, manda aún en el cuadrilátero.
 
Yo camino bajo sus soportales como la mina de carbón que en el compás traza una circunferencia. Cansado, me salgo por la tangente de unas escaleras que me sé de memoria. Tienen tres tramos: En el primero, un perro sujeta el escudo de los Pimentel, defendiendo la morada. En el segundo, es un león el que sostiene el escudo de los Maldonado. En el tercero la unión de los blasones de los Pimentel y los Maldonado simbolizan la alianza entre las dos familias.
 
Antes de irme siempre me acerco a echar un vistazo al pozo, no es la primera vez que oigo una voz angelical pidiendo auxilio. Yo sé que la Casa de las Conchas también fue en su día la vivienda del Maestreescuela, así que quizá el alma de algún estudiante siga castigada en sus sótanos, vagando con pena.
 
 
31/07/2020 LA CALLE SAN PABLO

Una de las diez puertas que daban acceso a Salamanca era el antiguo pórtico de la Muralla donde ahora se ubica el Paseo del Rector Esperabé. Aquella entrada de la ciudad era conocida entonces como “La puerta de San Pablo”. Los años pasaron y desde el S. XIX, aquella infinita arteria que unía la Plaza Mayor y el río, repleta de Palacios, sedes de instituciones y hasta una comisaría, pasó a ser la calle San Pablo.
Después de la Guerra civil, la calle se denominó “Mártires de España” y más tarde “Mártires de la Paz”, pero las olas del mar de la vida siempre vuelven y en 1980 devolvieron su nombre original a la calle San Pablo.
Mis huesos se dejan caer a menudo por esta calle. Yo admiro como caprichosos, los años no dejan de regalarnos capítulos de historia en sus adoquines. Hace poco tiempo la bajamar dejó al descubierto restos arqueológicos de una calzada del Imperio romano del siglo I. Otro regalo para la ciudad.

 
29/07/2020 FILIBERTO VILLALOBOS

Camino hacia la estación de autobuses y pienso en él inevitablemente. Filiberto Villalobos nació un 7 de octubre de 1879, y era un hombre extraordinariamente bueno, un médico de los de antes que nunca distinguió las clases sociales, tan solo trataba de acercar un poco de paz a sus pacientes.

Aunque llegó a ser ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, Don Filiberto Vilalobos tenía una debilidad entre ceja y ceja, los más pequeños sin recursos. Él fundó la Asociación de la Mendicidad y apoyó la construcción de numerosas escuelas. Gracias a su iniciativa, más de 3.000 niños pobres pudieron ser atendidos.

Hoy Salamanca reconoce la valía de aquel Doctor y político que ante todo fue una buena persona dándole su nombre a una importante avenida y una glorieta.

 

25/07/2020 SALMANTICA SEDES ANTICUA CASTRORUM

La tarde rueda a mi lado, cuesta abajo, por la Calle San Pablo, como un imán exprimiendo su magnetismo hacia el río. Antes de llegar a la meta, el crepúsculo y yo probamos a subir hasta la Plaza de Carvajal por la cuesta del mismo nombre dejando a nuestro paso la Cueva de Salamanca porque a ninguno de los dos nos interesa el diablo lo más mínimo. Los dos preferimos recordar que hasta el siglo XVII aquello fue la cuesta de Buenaventura y que mucho antes estuvo atravesada por la cerca celtibérica, parte del sistema defensivo de la ciudad de Helmantiké, en la Segunda Edad del Hierro.

Hoy Salamanca permite que en el “Centro de interpretación de las murallas” se pueda apreciar un tramo de esa muralla que en algunos puntos llegó a alcanzar hasta los siete metros de anchura. Poder conocer la historia de las distintos sistemas defensivos de la ciudad y la provincia en las diferentes épocas es uno de los lujos de nuestra ciudad.

24/07/2020 “PASEO DEL DESENGAÑO” 

Hace más de un siglo Salamanca era otra ciudad. Quienes sufrían los rigores del desamor en la época, se iban a pasear al río Tormes. La soledad era perfecta para escuchar el silencio. Por eso la ciudad bautizó ese tramo del Paseo San Vicente hasta el puente Rodríguez Fabrés como el “Paseo del desengaño”. Su nombre ha resistido al envite de los años a pesar de que en el siglo XX muchos renunciaron a ese paseo para dejarse caer por los lupanares del barrio “chino” y ahogar sus penas de otra forma. 

22/07/2020 CALLE LOS PERDONES

Es miércoles y el vermouth ha estirado las horas como un chicle. Volvemos a casa, bajo el azote de un sol que no entiende de calendarios. Anclada entre la Plaza de San Juan Bautista y la Ronda del Corpus caminamos por una calle peculiar, “los perdones”, que le debe su nombre al dominico valenciano San Vicente Ferrer que llegó en 1411 a Salamanca, cubierto de fama por sus actuaciones milagrosas. Una multitud se agolpó en la Iglesia de San Juan de Barbalos ansiosos por escuchar su eucaristía. En la calle se instalaron confesionarios para impartir penitencia a toda la muchedumbre que reclamaba su turno ocupando las vías adyacentes. Desde ese día, la calle de “Los perdones” quedó tatuada para siempre en la historia de Salamanca.

 
20/07/2020 CARMEN MARTÍN GAITE
“Podéis estar tranquilos, mientras tengamos las palabras no tenemos que deprimirnos”, decía solemne, Carmen Martín Gaite. Yo pienso en ello a menudo y cuando me aprieta la corbata de la nostalgia me dejo caer por la Plaza de los bandos y la miro a los ojos. Los dos nos quedamos de piedra.
 
Esta salmantina fue un verso suelto de la literatura española, ajena a grupos, clanes y corrientes, navegó en solitario por las olas de su pelo de plata y encontró el tesoro escondido de la vida en los recuerdos. Muchos de ellos dormían en su querida Plaza Mayor o en las calles doradas de su ciudad natal: Salamanca.
 
La escritora charra amenazaba muchas veces con su arma favorita: “La memoria es dinamita pura”.

El museo de “Las Úrsulas”. 

Hace unos días abrió de nuevo al público el museo de “Las Úrsulas”, anclado entre el Campo San Francisco y Bordadores. Uno de los conjuntos religiosos más interesantes de la ciudad de Salamanca permitirá a los visitantes disfrutar en la reapertura del claustro del Monasterio de la Anunciación, reformado en 1790 por García de Quiñones y que perteneció durante siglos a los lugares de clausura de la comunidad. Será una posibilidad única de descubrir un tesoro del patrimonio religioso salmantino más desconocido hasta el momento. El visitante podrá conocer la historia de Alonso de Fonseca y Acevedo –arzobispo de Santiago y Sevilla, patriarca de Alejandría, que se quedó prendado de la belleza de la capilla en 1490 y a sabiendas de que el Convento necesitaba una ampliación puso a disposición de las Hermanas todo su capital con una única condición, poder ser enterrado dentro del mismo. Cinco siglos después, su sepulcro de mármol de macael, esculpido por Diego de Siloé a los pies del altar mayor de la capilla, es una verdadera joya. 
 
El siglo XVI fue especialmente fructífero artísticamente ya que el edificio fue enriquecido con retablos, pinturas y esculturas realizadas en muchas ocasiones por los artistas más destacados del momento. El visitante podrá disfrutar de una serie de tablas de Juan de Borgoña que formaban parte del retablo mayor original de la iglesia de este convento y las pinturas sobre tabla de la rinconera del coro de Luis de Morales. En ellas se representó al Ecce Homo y a la Piedad, en la parte superior, y a San Pablo y a San Juan Evangelista, en la inferior.
 
Salamanca está de suerte, uno de los lugares religiosos y culturales más importantes de la ciudad abre de nuevo sus puertas. 
 

18/07/2020 VISITA AL CERRO DE SAN VICENTE

Salamanca es una ciudad eterna, infinita y llena de cultura, pero muy pocas veces buceamos en su origen. Todo tiene un por qué, una semilla, y un principio. No todas las ciudades pueden desempolvar su historia como Salamanca. El visitante del parque arqueológico del Cerro de San Vicente podrá viajar en el tiempo para encontrar los restos del yacimiento de la Edad de Hierro que puso los cimientos de la urbe que ahora disfrutamos. 
 
Podrá recorrer las distintas etapas de la evolución del asentamiento desde su origen hasta la actualidad, ver los restos exhumados en las excavaciones arqueológicas correspondientes a un poblado que se hizo fuerte en nuestra ciudad, entre los siglos VII y IV a.c. cuando Salamanca era un conato de ciudad. Comprenderán el privilegio que daba la posición del Tormes a los primeros pobladores, dónde, cuándo y por qué surgió la ciudad y lo más importante: Quiénes eran y cómo vivían los primeros salmantinos. Una visita inolvidable porque además el visitante podrá disfrutar de unas vistas envidiables de la ciudad desde los miradores de lo alto del cerro. 
 
Una visita espectacular para quien no quiere olvidar que detrás de nuestro presente siempre hubo historia, para quien quiere volver a sentir dónde nació un pueblo, dónde nació una ciudad. 
 
Alguien tuvo que poner la primera piedra. Nada más. Y nada menos. 
 

17/07/2020 CANALEJAS

Vuelvo a Salamanca después de un largo día de trabajo y disecciono la ciudad conduciendo por el Paseo de Canalejas. Este Paseo mantiene su nombre desde 1912. Forma parte del anillo de plata que delimita el casco histórico de la ciudad y su expansión hacia el campo con las antiguas murallas. Hace más de un siglo fue el Paseo de Recoletos pero desde principios del siglo XX le debe su nombre al que fuera presidente del Gobierno, José Canalejas Méndez, que murió asesinado en la puerta del Sol de Madrid de tres balazos. Solo 16 días después de su muerte, Salamanca le devolvió todo el esfuerzo que derrochó junto al concejal Enrique Estevan para sacar adelante la construcción del puente nuevo en la ciudad.
 

15/07/2020 La calle Consuelo

Los jóvenes agonizan en la Calle Varillas y chocan contra el iceberg caprichoso del destino que precisamente se llama la calle Consuelo, qué casualidad. Alguno se sienta en las aceras de la madrugada buscando cobijo para sus lágrimas. Supongo que no tienen ni idea de que hace casi seiscientos años por allí caminaba igual que ellos, buscando ayuda espiritual, Don Francisco de Sotomayor, clavero de la orden militar de Alcántara que ordenó construir la casa señorial de la que ahora solo queda en pie la maravillosa Torre erguida que vigila cada noche los desamores de los más jóvenes: La torre del Clavero.

 13/07/2020 UN LUGAR PARA LA HISTORIA

Camino por una Salamanca más escondida que no olvidada. La Plaza de San Cristóbal alberga secretos e historia a partes iguales. La ermita de Nuestra Señora de la Misericordia fundada en 1389 daba cobijo a romeros, peregrinos y tunantes en su primera época. Con los años se convirtió en un hospital para que los reos condenados a muerte velaran en compañía sus últimos días en este mundo. El vaivén de los años volvió de nuevo y no contento con ser cementerio de aquellos ajusticiados aquel lugar también se convirtió en colegio e incluso en la sede del cine San José. Si la escena ofrecía un beso, los curas no daban abasto para tapar con sus manos los ojos del respetable público juvenil. Han pasado los años y ahora estoy mirando una telaraña que cuelga del adorno barroco que resiste en su entrada. Lo último que le trajo la historia a tan insigne lugar fue una imprenta. Ojalá que tanta tinta dé para contar las infinitas historias de tan particular lugar.

07/08/2020 LA CALLE PADILLEROS

Tengo que recoger a mi hijo en la peluquería y camino desde la Plaza del Campillo hasta la calle Padilleros. Recuerdo entonces un dicho que no falla, “El origen siempre está en la Historia”. Cuando en el corazón del barrio de San Juan, presas de otros tiempos, tantas mujeres charras vivían al calor de los hornos para cocer el pan o asar la carne, no sospechaban que la historia les guardaría un hueco en Salamanca. Aquellas padillas al rojo vivo en las casonas del señorío charro dieron nombre a la calle que aunque ahora se llama “Padilleros”, siempre debió ser “Padilleras”.
 

05/08/2020 COLEGIO ARZOBISPO FONSECA

Arde el sol cotidiano en mi espalda de miércoles. La tarde agoniza entre quehaceres y dramas. Antes de bajar por la cuesta de San Blas giro la cabeza y veo siglos de historia frente a mí. La fachada del Colegio Arzobispo Fonseca me saluda impertérrita. Una joya del Renacimiento español desde la que el apóstol Santiago en la batalla de Clavijo me devuelve la mirada dentro de un gigantesco medallón. Las escaleras parecen sonreírme y casi puedo adivinar que el bueno del apóstol me guiña un ojo.

Miro detenidamente su fachada, repleta de piedras y ajada por los años y por fin logro leerle los labios. Me dice ENTRA.

03/08/2020 El patio de la Casa de las Conchas

Cuando mi sombra camina cansada a la sombra de la Clerecía, no hay día que no sienta una atracción irremediable hacia este lugar. Musa infinita de los flashes de los viajeros, el patio de la Casa de las Conchas reina armónico como el corazón del Palacio. Su ventrículo, un pozo artesanal que regó en su día de agua tanto amor, manda aún en el cuadrilátero.

Yo camino bajo sus soportales como la mina de carbón que en el compás traza una circunferencia. Cansado, me salgo por la tangente de unas escaleras que me sé de memoria. Tienen tres tramos: En el primero, un perro sujeta el escudo de los Pimentel, defendiendo la morada. En el segundo, es un león el que sostiene el escudo de los Maldonado. En el tercero la unión de los blasones de los Pimentel y los Maldonado simbolizan la alianza entre las dos familias.

Antes de irme siempre me acerco a echar un vistazo al pozo, no es la primera vez que oigo una voz angelical pidiendo auxilio. Yo sé que la Casa de las Conchas también fue en su día la vivienda del Maestreescuela, así que quizá el alma de algún estudiante siga castigada en sus sótanos, vagando con pena.

01/08/2020 El Convento de las Claras

La vida exprimió el “Convento de las Claras” entre el recogimiento de sus inquilinas y docenas de huevos infinitas, víspera de la esperanza de un matrimonio al sol. El año pasado, el templo dejó de ser un hogar para las numerosas religiosas que encontraron en él su refugio para servir a Dios durante ocho siglos. 
 
Lejos de caer en el olvido, la Fundación “Las Edades del Hombre” ha rehabilitado un lugar increíble en nuestra ciudad que ya contaba con un retablo mayor barroco en su iglesia, un órgano del siglo XVIII, un claustro con artesonado mudéjar y un Cristo de madera del siglo XV. Ahora el Convento amplía sus vistas para convertirse en un museo de pintura medieval y el centro de documentación digital del patrimonio religioso de Castilla y León. Un tesoro infinito para quien quiera sentir que en nuestra región nos vemos obligados a investigar, conservar y difundir los tesoros.
 
Salamanca jamás dejará que lugares en los que perviven joyas artísticas de  entre los siglos XIII y XVI o pinturas murales que han permanecido escondidas bajo sus piedras desde el siglo XVIII queden en el olvido.
 
Sabemos que si algo somos es lo que fuimos.
 

31/07/2020 LA CALLE SAN PABLO

Una de las diez puertas que daban acceso a Salamanca era el antiguo pórtico de la Muralla donde ahora se ubica el Paseo del Rector Esperabé. Aquella entrada de la ciudad era conocida entonces como “La puerta de San Pablo”. Los años pasaron y desde el S. XIX, aquella infinita arteria que unía la Plaza Mayor y el río, repleta de Palacios, sedes de instituciones y hasta una comisaría, pasó a ser la calle San Pablo.
Después de la Guerra civil, la calle se denominó “Mártires de España” y más tarde “Mártires de la Paz”, pero las olas del mar de la vida siempre vuelven y en 1980 devolvieron su nombre original a la calle San Pablo.
Mis huesos se dejan caer a menudo por esta calle. Yo admiro como caprichosos, los años no dejan de regalarnos capítulos de historia en sus adoquines. Hace poco tiempo la bajamar dejó al descubierto restos arqueológicos de una calzada del Imperio romano del siglo I. Otro regalo para la ciudad.

29/07/2020 FILIBERTO VILLALOBOS

Camino hacia la estación de autobuses y pienso en él inevitablemente. Filiberto Villalobos nació un 7 de octubre de 1879, y era un hombre extraordinariamente bueno, un médico de los de antes que nunca distinguió las clases sociales, tan solo trataba de acercar un poco de paz a sus pacientes.

Aunque llegó a ser ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, Don Filiberto Vilalobos tenía una debilidad entre ceja y ceja, los más pequeños sin recursos. Él fundó la Asociación de la Mendicidad y apoyó la construcción de numerosas escuelas. Gracias a su iniciativa, más de 3.000 niños pobres pudieron ser atendidos.

Hoy Salamanca reconoce la valía de aquel Doctor y político que ante todo fue una buena persona dándole su nombre a una importante avenida y una glorieta.

27/07/2020 ADARES

Lo saludo a menudo, cuando me pierdo por la calle Meléndez o la rúa. Remigio González Martín, alias “Adares”, nació en Anaya de Alba en 1923. La guerra civil le pilló los dedos con trece años y su juventud voló triste en territorio nacional. En los años sesenta emigró a Francia en busca de un tesoro para su familia y se enamoró de la poesía, entre la experiencia de la muerte y la miseria. Cuando regresó a Salamanca publicó su primer libro, “Sangre talada” y comenzó a editar y vender sus obras sentado en los peldaños de la Plaza del Corrillo, desde su “Cátedra de poesía”. La Universidad de la calle en carne viva, “palabra sobre palabra”. Adares se convirtió en parte de la historia de Salamanca desde una isla de versos que resistió las olas de un mar comercial y estrafalario. Bajar la poesía a ras del suelo que pisamos desde los altares del Universo fue un oficio quijotesco. Su indómita barba, su inseparable gorra y su bufanda fueron parte del mobiliario de los soportales de la Plaza hasta que la otra vida llamó a la puerta de sus renglones. Su epitafio quedó para siempre escrito en un verso fascinante: “Nací y he muerto, dos oficios en uno que dejo hechos”.

25/07/2020 SALMANTICA SEDES ANTICUA CASTRORUM

La tarde rueda a mi lado, cuesta abajo, por la Calle San Pablo, como un imán exprimiendo su magnetismo hacia el río. Antes de llegar a la meta, el crepúsculo y yo probamos a subir hasta la Plaza de Carvajal por la cuesta del mismo nombre dejando a nuestro paso la Cueva de Salamanca porque a ninguno de los dos nos interesa el diablo lo más mínimo. Los dos preferimos recordar que hasta el siglo XVII aquello fue la cuesta de Buenaventura y que mucho antes estuvo atravesada por la cerca celtibérica, parte del sistema defensivo de la ciudad de Helmantiké, en la Segunda Edad del Hierro.

Hoy Salamanca permite que en el “Centro de interpretación de las murallas” se pueda apreciar un tramo de esa muralla que en algunos puntos llegó a alcanzar hasta los siete metros de anchura. Poder conocer la historia de las distintos sistemas defensivos de la ciudad y la provincia en las diferentes épocas es uno de los lujos de nuestra ciudad.

24/07/2020 “PASEO DEL DESENGAÑO”

Hace más de un siglo Salamanca era otra ciudad. Quienes sufrían los rigores del desamor en la época, se iban a pasear al río Tormes. La soledad era perfecta para escuchar el silencio. Por eso la ciudad bautizó ese tramo del Paseo San Vicente hasta el puente Rodríguez Fabrés como el “Paseo del desengaño”. Su nombre ha resistido al envite de los años a pesar de que en el siglo XX muchos renunciaron a ese paseo para dejarse caer por los lupanares del barrio “chino” y ahogar sus penas de otra forma.

22/07/2020 CALLE LOS PERDONES

Es miércoles y el vermouth ha estirado las horas como un chicle. Volvemos a casa, bajo el azote de un sol que no entiende de calendarios. Anclada entre la Plaza de San Juan Bautista y la Ronda del Corpus caminamos por una calle peculiar, “los perdones”, que le debe su nombre al dominico valenciano San Vicente Ferrer que llegó en 1411 a Salamanca, cubierto de fama por sus actuaciones milagrosas. Una multitud se agolpó en la Iglesia de San Juan de Barbalos ansiosos por escuchar su eucaristía. En la calle se instalaron confesionarios para impartir penitencia a toda la muchedumbre que reclamaba su turno ocupando las vías adyacentes. Desde ese día, la calle de “Los perdones” quedó tatuada para siempre en la historia de Salamanca.

 20/07/2020 CARMEN MARTÍN GAITE

“Podéis estar tranquilos, mientras tengamos las palabras no tenemos que deprimirnos”, decía solemne, Carmen Martín Gaite. Yo pienso en ello a menudo y cuando me aprieta la corbata de la nostalgia me dejo caer por la Plaza de los bandos y la miro a los ojos. Los dos nos quedamos de piedra.

Esta salmantina fue un verso suelto de la literatura española, ajena a grupos, clanes y corrientes, navegó en solitario por las olas de su pelo de plata y encontró el tesoro escondido de la vida en los recuerdos. Muchos de ellos dormían en su querida Plaza Mayor o en las calles doradas de su ciudad natal: Salamanca.

La escritora charra amenazaba muchas veces con su arma favorita: “La memoria es dinamita pura”.

18/07/2020 VISITA AL CERRO DE SAN VICENTE

Salamanca es una ciudad eterna, infinita y llena de cultura, pero muy pocas veces buceamos en su origen. Todo tiene un por qué, una semilla, y un principio. No todas las ciudades pueden desempolvar su historia como Salamanca. El visitante del parque arqueológico del Cerro de San Vicente podrá viajar en el tiempo para encontrar los restos del yacimiento de la Edad de Hierro que puso los cimientos de la urbe que ahora disfrutamos. 
 
Podrá recorrer las distintas etapas de la evolución del asentamiento desde su origen hasta la actualidad, ver los restos exhumados en las excavaciones arqueológicas correspondientes a un poblado que se hizo fuerte en nuestra ciudad, entre los siglos VII y IV a.c. cuando Salamanca era un conato de ciudad. Comprenderán el privilegio que daba la posición del Tormes a los primeros pobladores, dónde, cuándo y por qué surgió la ciudad y lo más importante: Quiénes eran y cómo vivían los primeros salmantinos. Una visita inolvidable porque además el visitante podrá disfrutar de unas vistas envidiables de la ciudad desde los miradores de lo alto del cerro. 
 
Una visita espectacular para quien no quiere olvidar que detrás de nuestro presente siempre hubo historia, para quien quiere volver a sentir dónde nació un pueblo, dónde nació una ciudad. 
 
Alguien tuvo que poner la primera piedra. Nada más. Y nada menos. 
 
17/07/2020 CANALEJAS

Vuelvo a Salamanca después de un largo día de trabajo y disecciono la ciudad conduciendo por el Paseo de Canalejas. Este Paseo mantiene su nombre desde 1912. Forma parte del anillo de plata que delimita el casco histórico de la ciudad y su expansión hacia el campo con las antiguas murallas. Hace más de un siglo fue el Paseo de Recoletos pero desde principios del siglo XX le debe su nombre al que fuera presidente del Gobierno, José Canalejas Méndez, que murió asesinado en la puerta del Sol de Madrid de tres balazos. Solo 16 días después de su muerte, Salamanca le devolvió todo el esfuerzo que derrochó junto al concejal Enrique Estevan para sacar adelante la construcción del puente nuevo en la ciudad.
Es de bien nacidos ser agradecidos.

15/07/2020 La calle Consuelo 

Los jóvenes agonizan en la Calle Varillas y chocan contra el iceberg caprichoso del destino que precisamente se llama la calle Consuelo, qué casualidad. Alguno se sienta en las aceras de la madrugada buscando cobijo para sus lágrimas. Supongo que no tienen ni idea de que hace casi seiscientos años por allí caminaba igual que ellos, buscando ayuda espiritual, Don Francisco de Sotomayor, clavero de la orden militar de Alcántara que ordenó construir la casa señorial de la que ahora solo queda en pie la maravillosa Torre erguida que vigila cada noche los desamores de los más jóvenes: La torre del Clavero.
 

13/07/2020 UN LUGAR PARA LA HISTORIA

Camino por una Salamanca más escondida que no olvidada. La Plaza de San Cristóbal alberga secretos e historia a partes iguales. La ermita de Nuestra Señora de la Misericordia fundada en 1389 daba cobijo a romeros, peregrinos y tunantes en su primera época. Con los años se convirtió en un hospital para que los reos condenados a muerte velaran en compañía sus últimos días en este mundo. El vaivén de los años volvió de nuevo y no contento con ser cementerio de aquellos ajusticiados aquel lugar también se convirtió en colegio e incluso en la sede del cine San José. Si la escena ofrecía un beso, los curas no daban abasto para tapar con sus manos los ojos del respetable público juvenil. Han pasado los años y ahora estoy mirando una telaraña que cuelga del adorno barroco que resiste en su entrada. Lo último que le trajo la historia a tan insigne lugar fue una imprenta. Ojalá que tanta tinta dé para contar las infinitas historias de tan particular lugar.

El museo de “Las Úrsulas”

Hace unos días abrió de nuevo al público el museo de “Las Úrsulas”, anclado entre el Campo San Francisco y Bordadores. Uno de los conjuntos religiosos más interesantes de la ciudad de Salamanca permitirá a los visitantes disfrutar en la reapertura del claustro del Monasterio de la Anunciación, reformado en 1790 por García de Quiñones y que perteneció durante siglos a los lugares de clausura de la comunidad. Será una posibilidad única de descubrir un tesoro del patrimonio religioso salmantino más desconocido hasta el momento. El visitante podrá conocer la historia de Alonso de Fonseca y Acevedo –arzobispo de Santiago y Sevilla, patriarca de Alejandría, que se quedó prendado de la belleza de la capilla en 1490 y a sabiendas de que el Convento necesitaba una ampliación puso a disposición de las Hermanas todo su capital con una única condición, poder ser enterrado dentro del mismo. Cinco siglos después, su sepulcro de mármol de macael, esculpido por Diego de Siloé a los pies del altar mayor de la capilla, es una verdadera joya. 
 
El siglo XVI fue especialmente fructífero artísticamente ya que el edificio fue enriquecido con retablos, pinturas y esculturas realizadas en muchas ocasiones por los artistas más destacados del momento. El visitante podrá disfrutar de una serie de tablas de Juan de Borgoña que formaban parte del retablo mayor original de la iglesia de este convento y las pinturas sobre tabla de la rinconera del coro de Luis de Morales. En ellas se representó al Ecce Homo y a la Piedad, en la parte superior, y a San Pablo y a San Juan Evangelista, en la inferior.
 
Salamanca está de suerte, uno de los lugares religiosos y culturales más importantes de la ciudad abre de nuevo sus puertas. 
 

06/07/2020 MALDONADO

La historia de tu apellido es el origen de tus huesos y Maldonado es un apellido con gran arraigo en Salamanca. Cuenta la leyenda que el caballero Hernán Pérez de Aldana venció en duelo al Duque de Normandía pero antes de cortarle la cabeza, su tío, Rey de Francia, pidió clemencia y le ofreció a Hernán todas las riquezas del mundo y demás mercedes. El caballero Aldana, sin embargo, solo buscaba el honor y le reclamó llevar el cetro real y cinco flores de lis en su escudo, dos más que el francés. El rey accedió con desgana si bien no pudo por menos que decir "c est mal donné", (mal dadas o mal donadas). Esta expresión se convirtió a partir de entonces en el apellido Maldonado. Cosas de la historia.

02-07-2020  CALLE VERACRUZ

Me dejo caer por la calle Veracruz, entre la Plaza de la Merced y la calle Tentenecio, por mi izquierda desembocan los afluentes de Libreros y Horno, repletos de estudiantes perdidos en aplicaciones de amor y bebidas energéticas. Ellos no saben que sus pies ahora pisan la antigua judería de Salamanca que circulaba paralela a la muralla. En 1411, con las predicaciones antisemitas de San Vicente Ferrer, la convivencia pacífica entre judíos y cristianos se fue al garete. La aljama perdió población y los bienes urbanos fueron adquiridos por la iglesia. La Sinagoga Menor se la quedó el Cabildo y en 1412 los Padres Mercedarios Calzados edificaron un Convento que sería conocido como de la Veracruz. Ahora ya sabéis por qué la calle se llama así.

01-07-2020 LAS CABALLERIZAS

En la calle Tostado, Salamanca muestra a los más intrépidos un lugar que nació en el siglo XVII, albergando caballerizas. Con los años fue trastero de la Escuela de maestros e incluso refugio antibombas. Siempre a la sombra del Teatro Juan del Enzina, es un lugar mágico. Un sótano anónimo, oscuro, recóndito y particular. Solo si has estado allí sabes de qué te hablo. Cuna de conversaciones literarias y amores singulares. Refugio de la soledad de quienes solo querían hablar con el espejo del tiempo. Secreter de las palabras de los universitarios. Siglos de historia, tradición y juventud, que puedes admirar por el módico precio de un café.

30-06-2020 EL CUMPLEAÑOS

Paloma tomó aire y se lo dijo: Ahora que estás frente a mí, mucho más calmado que de costumbre, te lo voy a decir a la cara: No he echado de menos tu felicitación esta mañana al despertarme, el mapa de cicatrices que dibujaste en mi cuerpo es historia. Soy fuerte. El espejo ha dejado de escupirme morados y pegotes de maquillaje para camuflar un matrimonio en ruinas. Ha sido mi madre la que me ha animado a subir hasta el cementerio de Salamanca para hablar contigo. Justo hoy. Yo pensaba que cumplía cuarenta y dos años y resulta que cumplo solo uno. Un año de felicidad sin ti. Quiero que sepas que ya no me das miedo, que ya no estás en mis pesadillas y que duermo bien. Pero lo más importante, y seguramente lo que menos te guste, es que por fin, soy una mujer feliz.

29-06-2020 Andrés Ñíguez y la calle Concejo

Suele tomar el café en la terraza del Casino, en la calle Concejo, a la sombra del Palacio de Maldonado de Amatos o Figueroa. Su poblada barba blanca y sus pequeños ojos son inconfundibles. Le gusta repasar las fotografías de su teléfono, mirar el cielo, las nubes, el dulce caminar de los viandantes por una calle que hace años fue Concejo de arriba, porque su hermana, Concejo de Abajo, separaba la calle Zamora como una serpiente bicéfala cuyas lenguas besaban la Plaza Mayor. Hoy hace sol y Andrés Ñíguez apura el café en su mesa de siempre, en silencio. Es una persona feliz, lleva un revolver con objetivo en la cartuchera para detener el mundo en instantáneas. No necesita más.

28-06-2020 UN SUEÑO

Alberto Churriguera y el Conde Francos resisten contra viento y marea los caprichos del calendario. Salamanca les hizo un monumento de bronce al promotor y al arquitecto de una hermosa caja de cerillas en la antigua Plaza de San Martín. Salamanca homenajea en ese bronce a todos los canteros, albañiles y carpinteros que escribieron los renglones de una Plaza que pasaría a la historia, muchos de ellos ya habían trabajado con Churriguera para finalizar la obra de la Catedral Nueva y se dejaron sus manos en la construcción de aquel sueño: que Salamanca pudiera tener la Plaza Mayor más bonita de España.

 

27-06-2020 LA CALLE LA FE 

Una calle sin puertas y sin números nunca es una calle sin historia, más bien lo contrario. Cuando paseo feliz y en conversación conmigo mismo por la calle Libreros suelo detener mis ojos en la calle “La Fe”. Entonces busco ansioso un detalle, una puerta, una explicación, pero nada. Siempre pincho en hueso con esta calle. Solo si exprimo un poco la historia puedo imaginarme a tantos estudiantes acercándose a rezar al Cristo de la Estafeta, que en una ventana enrejada a escasos metros de aquí, recogía las plegarias de los universitarios en la calle Francisco de Vitoria. Tanta fe no sé si obró el milagro entonces, pero dejó al menos su sello en el nombre de la calle.
 

26-06-2020 CALLE DOCTRINOS

Camino despacio un día más por la calle de la Compañía, solo, como en una hermosa paradoja de Machado, saboreando las últimas horas de la tarde, cuando mi mirada se corta con la pequeña calle Doctrinos. Recuerdo entonces que esta calle guarda el nombre del colegio de los Doctrinos, fundado en el siglo XVI, que enseñó a los niños huérfanos y pobres de la ciudad, a leer, a escribir, y seguramente a muchas más cosas para que la vida les fuera más fácil No sé por qué, pero siempre me emociono al pensar en los recovecos que Salamanca guarda para toda la gente buena.

25-06-2020 LA PLAZA DE SAN BOAL

Estoy sentado en un banco de piedra, ojeando un libro, pica el sol pero no mi pensamiento. Hay ciudades que tienen más de un corazón y Salamanca es una de ellas. La Plaza de San Boal es un órgano vital en el callejero charro. Irregular pero llena de encanto, a menudo transitada con los ojos y hermosa como un reloj de arena que agoniza lentamente. “El Palacio de Arias Corvelle” reina aquí en un remanso de quietud y armonía. En el siglo XVIII, el Marqués de Almarza decidió separar el Palacio en dos edificios diferentes como se puede ver en sus fachadas esgrafiadas. Uno alberga la sede del Centro Cultural Hispano-Japonés, otro, la Sala de Exposiciones “San Eloy” y la biblioteca. Puro arte.

 24-06-2020 ÁLVARO GIL

La Avenida “Doctor Torres Villarroel” se adentra en la ciudad desde la Plaza de toros como una espada con frío filo. Al cruzarse con la Avenida de Portugal se bifurca llevando una de ellas la testa de Álvaro Gil, nacido en Salamanca en febrero de 1813. Siempre que vuelvo a mi casa caminando por esa calle, pienso en lo agradecida que fue la ciudad de Salamanca con el político, jurista y gran escritor del mismo nombre. Álvaro Gil fundó junto a Santiago Madrazo en 1843 el periódico “El Salmantino” y siempre escribió en los principales diarios nacionales bajo un sueño liberal y humanitario. “La vida recompensa de forma extraordinaria a quien se entrega a ella de forma extraordinaria”.

23-06-2020 LA PLAZA DEL PESO
Salimos de un restaurante en el que el placer se multiplica por mil. Sonrío por dentro y por fuera. A mi lado, la calle San Pablo peina cuesta abajo la Plaza. Miro a mi alrededor y veo también el siglo XVII. Bajo el reinado de Felipe III, esta céntrica Plaza salmantina albergaba una oficina donde se efectuaba la verificación de pesos y medidas de hierro, latón, lata, y barro. Todo el tráfico comercial de la ciudad pasaba por aquí y además, el fuero de Salamanca no se andaba con bromas y castigaba con penas de dos a diez maravedíes a los embusteros que engañaban en el mercado. Yo agradezco que hoy no me pesen, me tocaría pagar.

22-06-2020 Las llaves de Santa Teresa

 Camino por la calle Ancha y la Purísima solemne me dice ven. Yo giro hacia la Plaza de las Agustinas y el Palacio de Monterrey vuelve a aparecer frente a mí como un libro de historia en mayúsculas. Santa Teresa de Jesús tuvo una gran relación con la duquesa de Alba. Gracias a ella, que intercedió ante el Papa de Roma, los restos de su cuerpo descansaron definitivamente en Alba de Tormes, después de un trajín de idas y venidas en el que la Santa perdió por diferentes ciudades del mundo partes de su cuerpo como veneradas reliquias. Hoy en día, el sepulcro que guarda el cuerpo incorrupto de Santa Teresa de Jesús solo es posible abrirlo si se juntan las diez llaves del mismo. Una de ellas la tiene el rey de España, tres tiene la orden Carmelita, tres están en el Vaticano y las últimas tres están aquí, en el Palacio de Monterrey, en Salamanca.

21-06-2020 “CAPRICHOS DEL SIGLO XV”

Paseo sin prisa entre el Campo San Francisco y Bordadores, mi hijo me acompaña subido a un patinete. Los dos repasamos la vida. Yo mi pasado. Él su futuro. Cruzo la mirada con el Convento de “Las Úrsulas” y pienso en el Arzobispo Alonso II de Fonseca que se quedó prendado de la belleza de la capilla en 1490 en una visita a la ciudad. Él sabía que el Convento necesitaba una ampliación y puso a disposición de las Hermanas todo su capital con una única condición, poder ser enterrado dentro del mismo. Los teólogos de la Universidad charra se opusieron porque conllevaba una magnificencia contraria a la austeridad de la orden Franciscana pero el Arzobispo burló la norma logrando que el Convento dependiera del arzobispado de Santiago de Compostela y no de Salamanca. ¿El premio? Que su cuerpo descansara para siempre en un sepulcro de mármol a los pies del altar mayor en la capilla de Salamanca.

20-06-2020 EL PATIO CHICO

Cualquier momento es bueno para sentarme frente a ella. Siempre que puedo me acerco a disfrutar del mayor placer que el ser humano puede tener: La soledad voluntaria.
El patio chico es uno de los rincones más venerados y menos transitados de Salamanca. Custodia un rincón, una mirada, una esquina de la historia. Los cipreses que oscilan al compás del atardecer resguardan la espalda de una obra de arte. Yo me entretengo distinguiendo con la mirada el ábside de la Catedral Vieja, la Torre del Gallo o la fachada sur de la Catedral Nueva. La piedra de Villamayor colorea los ojos del respetable y en silencio le dice a la Catedral: Quien bien te quiere, te hará brillar.

19-06-2020 CUESTIÓN DE ACTITUD

 “El pasado deja un poso de aprendizaje. El resto es futuro. Eso piensa Julia, sentada en una terraza de la Plaza del Campillo, hoy ha tenido una guardia de las duras, no soplan los mejores vientos para los sanitarios  pero ella nunca pierde la sonrisa, tiene un verdejo fresquito en la mano, está en su Plaza favorita de Salamanca y esta noche se volverá a acostar soñando con su primera nieta, que pronto cumplirá un año. Hace tiempo que Viktor Frankl, un neurólogo y escritor fantástico, autor de una obra maestra: “El hombre en busca de sentido” le recetó una frase para disolver en agua, desayuno, comida y cena: “Cuando ya no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros”.
 

18-06-2020 UN GRAFITERO EN EL S.XIX

Cuando te propones restaurar la exuberante fachada plateresca de la Universidad de Salamanca te expones a hurgar en tesoros que esconde la piedra.
Mediados del S. XIX en Salamanca. Calles empedradas. Mujeres de rodillas lavando la ropa en el río Tormes y la Universidad como el sístole y el diástole de la ciudad. Allí llega de excursión Nicomedes Mendívil, estudiante de tercero de Arquitectura en Madrid. Todos los integrantes de aquel viaje pueden contemplar a un palmo de nariz la joya del plateresco gracias a un andamio montado para la ocasión. Aquel día, el gamberro de Nicomedes Mendívil, quiere dejar su huella para la eternidad escribiendo “ESPEDICION de 1853” y “N. Mendivil” en la joya plateresca.
La piedra, que todo lo soporta, esperó un siglo y medio para desvelar aquel tesoro escondido en lo que seguramente fue el primer grafiti de la ciudad.

 

17-06-2020 BORDADORES OCHO

Cualquier persona que pise Salamanca sabe que tarde o temprano, caminará por la vetusta calle charra de Bordadores. Yo lo hago hoy, con un agradable sol acariciándome la espalda y los inconvenientes de mi vida. Pienso que mucha gente cree que el nombre de esta calle nace de la abundancia en ella de quienes tenían por oficio bordar o coser, pero pocos saben que antes de Bordadores fue llamada Bohordadores porque en ella se hacían los bohordes, una especie de juncos o varas de espadañas para que los caballeros, a lomos de sus caballos, se divirtieran en los juegos de cañas. A mí me hace gracia ver cómo juegan las calles de la ciudad con nosotros y me dejo llevar hacia la Casa de las Conchas. En el fondo sé que la calle Bordadores pasará a la historia porque un 31 de diciembre de 1936, tras la puerta que adornaba el número 8, Don Miguel de Unamuno, durmió eternamente su última noche.

16-06-2020 PARA QUE TÚ ESTÉS AQUÍ

Cuando agoniza el siglo X, los terrenos al sur del río Duero estaban arrasados. Tierra de nadie, refugio de aventureros solitarios, desierto estratégico entre ambos mundos, musulmán y cristiano. Salamanca era una zona básicamente despoblada. En 1102 Raimundo de Borgoña, por orden de Alfonso VI, ordena la repoblación de la ciudad con colonos de distintos orígenes: Francos, Serranos, Castellanos, Portugueses, Toresanos, Gallegos, Judíos y Mozárabes. Cada nacionalidad se instaló por separado estableciendo una colación o parroquia. Para que tú estés hoy aquí, en Salamanca, ellos primero tuvieron que estar ahí.

 15-06-2020 LAS VELAS
Mari Carmen pasea acompañada de su querido mes de junio por la calle de la Compañía. La inmensidad está erguida frente a ella en una hermosa tarde de primavera, víspera de un verano diferente. Rodea con su mirada al cielo, la iglesia de San Benito, y sus pasos, como un imán a su nevera, se dejan llevar hacia la diminuta calle las velas, como siempre. No puede evitarlo, se detiene en el estrecho callejón mirando a los dos lados de la calle Meléndez, como un pirata en el carajo de un bergantín. Sabe que desde allí, “los Manzano” realizaban las “velas” o vigilancias en el siglo XV ante el ataque de “los Enríquez” en plena guerra de los bandos en Salamanca. Hay pocas cosas más hermosas que poder pasear por un libro de Historia.

14-06-2020 UNA CIUDAD PECULIAR III
Salamanca es una ciudad peculiar: Tiene unas caballerizas sin caballos, una “Plaza de las cigüeñas” sin cigüeñas, una calle el grillo sin grillos y una calle Ibiza sin bares. En la calle Arco no hay arcos, la calle Gran vía no es la más importante de la ciudad, y las calles la goleta y el barco están atracadas en tierra firme. Si te miras en la calle espejo te ves en Fonseca y esperanza debería llamarse más de una calle. En la calle encina no hay árboles y hay calle cuarta y quinta, pero no hay segunda ni tercera. En la calle el comercio no hay ni una tienda y si caminas por la calle de arriba, terminas en la calle de abajo. Una ciudad muy peculiar porque las grandes urbes tienen una Catedral. Salamanca dos.

13-06-2020 UNA CICATRIZ ENTRE CONCHAS
La hermosura de la Casa de las Conchas podría serlo aún más. La Batalla de Villalar es una cicatriz que el pueblo charro luce con orgullo. Un 23 de abril de 1521 los partidarios del rey Carlos I hacen prisionero a Pedro Maldonado Pimentel, líder comunero en Salamanca que empuña su espada para que sea reconocida reina Juana de Castilla. El rebelde y sus compinches, Juan Bravo y Juan de Padilla, acaban decapitados por rebelión a la corona. La venganza de Carlos I contra Salamanca no acaba ahí y en señal de castigo a los Maldonado y sus rebeldes, ordena demoler una de las altas torres de la hermosa Casa de las Conchas. No hay mayor daño para quien está orgulloso de su ciudad que cortar la altura de su historia.

12-06-2020 SAN JUAN DE SAHAGÚN
Hoy es 12 de junio y Salamanca piensa en un San Juan de Sahagún que hace más de medio siglo se llamaba Juan González del Castrillo y llegaba a Salamanca para estudiar teología. Aquel joven pronto compartió con los frailes Agustinos la austera vida del Convento, convirtiéndose en un Sacerdote humanista, elocuente y sincero, que se ganó muy pronto el cariño de su ciudad de acogida. Con una mirada limpia y serena, su palabra derrochaba bondad, humildad y carisma, recomendando un estilo de vida en el que no tuvieran cabida los bienes terrenales y sí el valor del alma y el amor en la sociedad. Así logró apaciguar los ánimos en una guerra de los bandos que parecía eterna entre las familias de Salamanca. Antes de morir con apenas cincuenta años, dejó una frase en la que a menudo pienso: “Si Dios no da herederos, es porque quiere que lo sean los pobres”.

11-06-2020 LA EXPERIENCIA
Cuando salió del hospital lo primero que pidió fue poder ver a su nieto. Aún renqueante, cruzó el puente romano y desde el otro lado del Tormes, con una postal ante sus ojos, le dijo al pequeño rey de la casa que era un niño afortunado, que aprovechara el tiempo, que la vida eran dos días, que tenía la suerte de vivir en una ciudad única, especial, diferente. Que Salamanca era un concierto de amaneceres, de emoción, de estudiantes y de andenes. Que no perdiera un segundo, que mirara y besara, que sintiera y oyera. Que la vida solo consistía en disfrutar lo que se tiene, no lo que no se tiene.

10-06-2020 EL CAFÉ NOVELTY

Doy vueltas al cortado, sentado a la vera de Torrente Ballester y dejo que disfrute mi imaginación. Desde 1905 estas mesas escuchan en silencio retazos de la historia, la cultura y la literatura de la ciudad. El “Novelty” ha sido el germen de tertulias, reuniones, y discusiones políticas. Estos veladores guardan en su retina líos amorosos, tratos ganaderos y controversias entre catedráticos. El esqueleto de esta ciudad son también estas cuatro paredes. Anclado en la Plaza Mayor como una fragata que guarda un tesoro en sus bodegas. Siempre ha sido mucho más que un café. Una de las esencias de Salamanca. Un museo para disfrutar por el módico precio de un café.

09-06-2020 LA TRADICIÓN

-Se levantó nerviosa porque apenas había dormido nada. Hacía ya cuatro años que cumplía con aquella tradición, aunque ahora sola. Se duchó, apuró el café de un trago y se dispuso a cumplir con su parte del trato. Bajó caminando por la calle Zamora y cruzó el ágora charro hasta llegar a la Plaza del Corrillo. Allí, sentada en una terraza, al lado de la escultura del gran Adares, bajo un frío sol que regalaba el mes de junio, se dispuso a celebrar de nuevo el cumpleaños de su progenitor. Siempre en la misma mesa, siempre el mismo camarero, la misma sonrisa, como un tsunami inundándolo todo de color verde. Un ribera y unas “patatas revolconas”. El orgullo de poder seguir disfrutando en Salamanca de la hermosa costumbre que compartía con su padre antes de morir.

08-06-2020 ¿CÓMO SE LLAMA LA CALLE TORO?

Camino de la mano de mi hijo desde la Plaza Mayor hasta la Plaza de España, como dos glóbulos blancos por la arteria principal de esta ciudad. Pienso que la calle Toro no siempre fue la calle Toro. Le cuento a Pablín que primero fue la calle de los Herreros, en honor a los artesanos del hierro, aunque solo llegaba hasta el cruce con la calle Azafranal. Más tarde fue la calle “Toro” cuyo nombre gustaba mucho al pueblo y posteriormente la calle “Doctor Riesco”. Pablín sigue caminando mirando a ambos lados cuando le cuento que los años y la guerra se llevaron todo por delante y de 1933 a 1937 pasó a ser la calle de “la República” y después la del “Generalísimo Franco”. Antes de llegar a la Avenida Mirat le cuento que en 1979 ganó la voluntad de la gente y volvió a ser para siempre la calle Toro.

07-06-2020 UNA CIUDAD PECULIAR II

Salamanca es una ciudad peculiar: Hace mucho tiempo que la Puerta Zamora no es una puerta. En la calle Traviesa muchos estudiantes hacen de las suyas. La calle risa a veces está triste. En el camino de las aguas las aceras están secas. Por la calle Toro no se corren encierros. Si caminas por la cuesta de la raqueta verás que no hay ni una tienda de tenis. Si vas a comer a la Plaza del peso, luego no te quejes. En la calle los perdones he visto a gente pedir una última oportunidad. El paseo del rollo no es aburrido. En la calle horno puedes quedarte congelado en invierno y en la calle Bordadores aún se siguen cosiendo los corazones de los más jóvenes. Lo dicho, una ciudad muy peculiar.

06-06-2020 EL HORNAZO

 La masa de la felicidad se hace con harina de trigo, esperanza, vino blanco, agua templada y dos besos de abuela. Añádele manteca, levadura, la mirada de tu madre, aceite, una pizca de tradición, huevo y una cucharada de pimentón. Si acaricias esa masa con las manos, como el escultor su obra, como el alfarero su barro, verás como acaba mirándote a los ojos. Crecerá tapado el volumen de sus sueños con la tarde. Más tarde colocamos la ternura, el chorizo, un par de recuerdos, el lomo y el jamón. Extendemos otra parte de masa y tapamos el relleno con cariño. Cerramos el contorno usando los dedos para que conste la vitamina “D” y no se abra durante el horneado. Batimos huevo y untamos la masa del hornazo con la ilusión de las vacaciones del pueblo, para que coja su característico tono dorado, como nuestra ciudad. La venganza es un plato que se sirve frío, déjalo templar y disfruta.

05-06-2020 “ROMA, LA CHICA”
Salamanca es eterna y su historia también. Muchos la equiparan a la capital del Imperio Romano. No hay mejor ni más digna comparación que ser la hija de una ciudad como Roma. Una urbe literaria, humanista y monumental. Como la patria del coliseo que se asentaba sobre siete colinas, Helmántica creció sobre tres cerros: San Vicente, los Caídos y San Cristóbal. Desde allí, Vettones y Vacceos dominaron la ciudad de Salamanca sucesivamente gracias al privilegio que daba la posición del Tormes. Allí nació un asentamiento. Allí nació un pueblo. Allí nació una ciudad. No debemos olvidar que detrás de nuestro presente siempre hubo historia. Nada más. Y nada menos.

04-05-2020 LA REVOLUCIÓN DEL ARTE

En el barrio del Oeste el color ha tomado las riendas de la vida. La revolución del arte ha salido a las calles y los árboles sonríen abrigados de miradas. No hay esquina, garaje o pared, que no tenga brillo y vitalidad. Todo cabe en este barrio: Frases, grafitis, dibujos, ganchillo. ¿Y por qué no?, parece preguntarse la vida en este museo al aire libre.
Siempre que me pierdo por sus calles sin pagar la entrada no puedo evitar hacer un par de fotos. Hoy además, me acompaña mi hijo y hemos venido a dejar tres libros en la cabina de teléfono de la Plaza. Así otros niños los podrán leer, me dice Pablo. La solidaridad es un arma infalible para cambiar el mundo.

03-06-2020 “ARREANDO, QUE ES GERUNDIO”

Leo y releo mil veces el diccionario de dichos y frases hechas del profesor salmantino Alberto Buitrago. Buscar el origen del origen es beber de la fuente de la historia.
Cuenta la tradición que un campesino envió con mucha ilusión a su hijo a estudiar a la magna Salamanca, cuna del conocimiento en la época, para que el joven se empapara de cultura y saberes. Los años pasaron y aquel tunante volvió al pueblo con poca doctrina aprendida. Los vecinos cuentan que queriendo alardear de lo poco aprendido en Salamanca le gritaba orgulloso al burro una frase que pasó a enriquecer nuestro lenguaje: ¡Arreando, que es gerundio!

02-06-2020 EL PALACIO DE MONTERREY

Vuelvo a casa dejando caer mis pies por la calle de la Compañía hasta que mi mirada se alza frente a la majestuosidad del Palacio de Monterrey. Diez millones de maravedíes costó la joya que pasó de manos del condado de Monterrey al ducado de Alba. Cayetana era feliz en su refugio de Salamanca, cuentan. Yo me cruzo con los turistas que ahora tienen la suerte de poder entrar a ver las valiosas obras de arte, los muebles, tapices y porcelanas que guarda esta joya del plateresco. Mientras me alejo del espectáculo por la calle Bordadores pienso que para sentirme rico solo tengo que contar las cosas que no cuestan dinero.

01-06-2020 ESE OLOR MÁGICO

Salamanca huele hoy a tierra mojada, a cielo agrietado, a pueblo y a niños, a verano anticipado. Las calles sienten de nuevo el flujo de las pisadas y una sirena derrapa por el Paseo de Carmelitas. El tiempo vuelve a llevarse todo por delante. Esta ciudad cumple otra vez una de sus máximas: No hay calma sin que antes pase la tormenta. Ojalá el amor sea la próxima pandemia.

31-05-2020 LA MEMORIA ES UN TESORO

Óscar no sabe en qué momento de su vida leyó una frase que se quedó para siempre grabada en su corazón: “El mar devuelve todo después de un tiempo, especialmente los recuerdos”. Ahora piensa en ello, sentado en una terraza de la Plaza del Corrillo. El mes de mayo agoniza en Salamanca y Óscar ve a sus dos hijos jugar felices, ajenos a la caprichosa marea de la vida. Cuando uno es padre solo le preocupa sembrar de futuros recuerdos la infancia de sus vástagos y esperar que algún día, esos mismos recuerdos vuelvan para construir los cimientos de su felicidad.

30-05-2020 UNA CIUDAD PECULIAR

Salamanca es una ciudad peculiar: La calle ancha solo tiene un carril. La Plaza Monterrey no está en Méjico. La cuesta del Carmen apenas es cuesta. Por la calle de la Compañía puedes caminar solo. En la Calle de las Isabeles viven dos mujeres que se llaman María. La Plaza de la Libertad está encerrada entre cuatro paredes. La Plaza Mayor no es la mayor de Salamanca. En la calle del consuelo camina mucha gente buscando compañía. La calle Pozo amarillo no tiene pozo. En la Avenida de Italia hay un bar que se llama Lyon y en la calle Libreros solo hay una librería. Lo dicho, una ciudad muy peculiar.

 

29-05-2020 PEDRO COJOS

Álvaro camina por el espejo del cielo de esta ciudad disfrutando de las aceras, las miradas y las palabras cuando aterriza en la famosa calle Pedro Cojos. Sonríe y piensa que Salamanca puede honrar hasta la eternidad con avenidas, paseos y calles a Torres Villarroel, a Federico Anaya o a los Condes de Crespo Rascón, pero a Pedro Cojos, ¿Quién fue Pedro Cojos?. La larga y empinada cuesta que une el paseo de Canalejas con la plaza del antiguo teatro Bretón era un verdadero problema para quienes no caminaban con facilidad. Su pendiente casi un talud para los cojos. Un PERO o inconveniente en mayúsculas. Con los años ese “PERO” se convirtió en “PEDRO” y la historia caprichosa le dio la bienvenida a un nuevo protagonista en nuestra ciudad: PEDRO COJOS. Ver para creer.

28-05-2020 “LA CASA DE LOS LOCOS”

Cruzo el Tormes por un puente que es un mirador y camino unos minutos hasta que abre la cicatriz del Paseo Canalejas. Inevitablemente pienso en ellos. Aquí se creó el colegio de huérfanos y más tarde un hospital para personas con problemas psiquiátricos que injustamente fue llamado la "Casa de los Locos", llegando a atender a más de doscientas personas enfermas. Hoy Salamanca es otra, pero no puedo evitar en lo caprichoso que es el destino. A ese primer tramo de Canalejas, conocido entonces como la “Cuesta de los locos”, ha venido la historia a traerle una Facultad de Educación.
Ya se sabe, la locura es igual que la cordura, con un par de letras cambiadas.

27-05-2020 LA NUEVA NORMALIDAD

Le dijo que se levantara él a las siete y cuarto, que se duchara y se vistiera a matacaballo, que despertara a Lucas, le pusiera el uniforme de “Maristas” y le diera el desayuno. Que mientras el niño terminaba las galletas hiciera las dos camas, que metiera el edredón por dentro. Que no olvidara el colutorio, la colonia y el peine. Que lo dejara en el colegio a menos cinco y pillara el bus urbano en “Torres Villarroel”. Que sí, que le daba tiempo. Que lo recogiera después del comedor y fueran corriendo hasta “María Auxiliadora” que era martes y el niño tenía música a las seis. Que cuando llegara a casa, no olvidara los deberes y tender la lavadora. Que ella como mujer, tenía que trabajar.

26-05-2020 LOS SOPORTALES DE LA PLAZA MAYOR
“El viento se ha calzado sus guantes de piel, se entretiene con mi pelo”, me dice la canción al oído mientras camino bajo los soportales de la Plaza Mayor. Puedo llegar a dar más de diez vueltas en silencio, resolviendo con mis ojos el crucigrama de renglones con piernas que me cruzo. En lo simple se esconde lo más valioso de la vida. Y es gratis.

25-05-2020 EL TREN BOTIJO
A principios del siglo XX ver el mar era un lujo para la clase popular salmantina. Muchos de ellos aprovechaban un tren que salía la tarde del 14 de agosto y que llegaba a la costa portuguesa la mañana del día 15, festivo en Salamanca. 14 pesetas costaba entonces ver la inmensidad del océano. Era un viaje largo y duro, solían partir unos trescientos salmantinos de la ciudad pero llegaban a la frontera casi novecientos. En aquel trayecto había que sufrir los estragos del intenso sol del mes de agosto y el calor humano de los vagones. Entre el equipaje de los viajeros nunca faltaban los botijos que permitían mantener el agua fresca para el viaje. Aquel tren estival, repleto de ilusión y calorina pasó a ser para siempre el tren botijo.

24-05-2020 TRESCIENTAS CONCHAS SIN MAR

Don Rodrigo Maldonado era un caballero de postín y le sobraban los maravedíes. Cuando uno es catedrático de la Universidad de Salamanca, regidor de la ciudad, consejero de los Reyes Católicos y caballero de la Orden de Santiago, casi puede encapricharse en lo que quiera. Don Rodrigo se empeñó en construir un palacio urbano de ensueño en el corazón de Salamanca que desgraciadamente no llegó a ver terminado. A principios del siglo XVI fue su hijo, Arias Maldonado, quien recién casado terminó su construcción para que su joven y amada Juana de Pimentel viviera como una reina. Nadie sabe si fue un homenaje a la orden de Santiago de su padre o al símbolo nobiliario de los Pimentel, que eran precisamente las conchas, pero en un arrebato amoroso, el joven marido dio la orden de envolver la fachada del palacio con trescientas conchas que pasarían a la historia. El amor tiene estas cosas.

23-05-2020 PARA SIEMPRE

Hay dos tipos de ciudades, en las que uno se queda y las que se quedan en uno. Salamanca es un ejemplo de estas últimas. Uno no sabe muy bien por qué pero cuando pisa esta ciudad por primera vez, sabe que le acompañará el resto de su vida.
Marcos lo sabe y exprime sus ojos para tatuarse el momento en la nube de sus recuerdos.

22-05-2020 LAS ESTACIONES

Amo las ciudades que conservan el trajín de las idas y venidas, el sístole y el diástole de los viajes, las estaciones, los andenes, los pañuelos que acarician el viento en las despedidas. Ciudades desde las que parten o atracan ilusiones y dramas. Reencuentros, lágrimas, maletas, flores y besos. El vaivén de los amores fugaces, el oasis de los fines de semana, un paréntesis, una escapada, una oportunidad. Ciudades como esta. Ciudades vivas, alegres, despiertas. Ciudades hechas de experiencias. La suerte de poder vivir en ellas es que hoy por ejemplo, mientras un sol plomizo descarga su ira, puedes cruzar el paso de peatones de la Avenida Filiberto Villalobos y entrar en la nueva estación de autobuses de Salamanca. Puedes comprar la prensa, otear el panorama, adornar la tarde con un café y bajar a los andenes a sentarte cómodamente. La función está a punto de empezar.

21-05-2020 “DERECHO AL PATALEO”

Cierra los ojos. Siglo XVII. En la Universidad de Salamanca, los estudiantes de familias más acomodadas tienen el privilegio de sentarse cómodamente en las primeras filas, cerca de la cátedra. Sin embargo cuando aprieta el invierno charro, entre las solemnes y heladoras paredes de piedra, los estudiantes más humildes, sirvientes muchos de ellos, de quienes se sientan en las filas delanteras, no gozan de esa suerte y resignados, tienen que llegar a la Universidad media hora antes de que empiece la clase, para calentar los bancos de sus señores. Al volver a sus sitios, alejados ya del profesor, les resulta casi imposible escuchar la lección sin tiritar de frío así que el rectorado les concede el famoso “derecho al pataleo”, poder moverse, aplaudir e incluso patalear unos minutos antes del inicio de la clase para calentar el cuerpo.
Aquella imagen, en palabras, pasó a enriquecer nuestro lenguaje para siempre.

20-05-2020 EL AMOR EN ESTOS TIEMPOS

El sol calienta con violencia el firme de la Plaza Mayor y Sergio camina sorteando los islotes que toman el sol en el ágora charro. Están tumbados en grupos de dos o tres y no sueltan sus teléfonos de la mano. Manejan el amor en aplicaciones de citas que son capaces hasta de besar por ti. Sergio esboza una sonrisa y sale del océano por los soportales de la Plaza del Poeta Iglesias. Piensa en la hermosa forma de conocerse que tenían las parejas hace muchos años en esa misma plaza:

Los hombres daban vueltas en una dirección, las mujeres al contrario, hasta que uno de los dos, en ese mágico cruce de miradas, hablaba. Entonces empezaba el resto de la historia de sus vidas.
 
19-05-2020 BENDITO DESTINO

Paseo de la estación, Maribel, 68 años, pelo corto y blanco, maestra jubilada y desde hace dos meses asustada. Se levanta de la cama armada de valor, baja por primera vez al centro de Salamanca, no se lo dice a nadie, quiere ser fuerte, camina hasta la calle Toro y de ahí a la Plaza San Boal.
Sara, 38 años, valiente y soñadora, caracoles negros en el pelo y un bebé de seis meses en el carrito bugaboo beige. Tiene un buen día. Ducha fría y café americano antes de bajar la Avenida Villamayor y cruzar la Plaza de los bandos. Necesita material nuevo porque no puede dormir.
Maribel entra en la librería, sabe que poco tiempo significa poco riesgo, novelón histórico bajo el brazo y vuelta al hogar. Antes de pagar, escucha un buenos días que le resulta familiar. La vida está llena de minúsculos giros capaces de honrar de por vida al destino.
Después de saludar, Sara entra en la librería dispuesta a comprar poesía que le permita conciliar el sueño. Su mirada choca con la mujer que está pagando. El tiempo se detiene. Después de dos meses de confinamiento y miedo, el caprichoso destino ha querido que hoy, madre e hija se miren por primera vez a los ojos. Una lágrima resbala emocionada por la mascarilla de Maribel.

18-05-2020 PONGA UN MUSEO EN SU VIDA

El término museo proviene del latín “museum” y este a su vez del griego “moyseîon”. Se refiere al lugar que habitaban las musas, nueve diosas hermanas, hijas de Zeus, que según la fábula, vivían presididas por Apolo en el Parnaso y protegían e inspiraban las ciencias y las artes. Como con todas las palabras, la historia esculpió con los años su significado y desde finales del siglo XVIII empieza a referir al lugar físico en el que es posible contemplar una colección determinada de obras de arte. El museo por fin se abre al público y no se restringe a la clase social aristocrática. Yo pienso en esa bonita palabra mientras camino por el amanecer de la calle Zamora, abriéndose sutilmente frente a mí la cicatriz de una nueva semana. Justo hoy, lunes, 18 de mayo, día internacional de los museos, no pienso dejar pasar la oportunidad de disfrutar de las numerosas “casas de musas” que hay en Salamanca.

17-05-2020 CUESTIÓN DE TIEMPO


Javier está tumbado en el chaise longue de su salón y revive en sueños su época de estudiante. Han pasado muchos años pero recuerda la mágica sensación de caminar por la calle Libreros entre universitarios y sonrisas, con toda la vida por delante y cero preocupaciones. Feliz. Con los libros de adorno bajo el brazo. Rodeado de turistas obsesionados con encontrar, cámara en mano, la famosa rana en la fachada de la Universidad. Recuerda entrar en una cafetería y calentar la tarde con un cortado y varios abrazos. Desde allí cree ver como una manada de guiris con los ojos rasgados circula militarmente por la famosa calle de los estudiantes detrás de una mujer con una banderita en la mano. Todos lo miran a través del cristal y él sonríe. Uno de ellos incluso le hace una foto. La magia se rompe cuando el grito de su hijo Daniel despierta del sueño a un Javier que ya no es estudiante. A pesar de todo él sonríe, está tranquilo, sabe que es cuestión de tiempo, la vida nunca dejará de latir en las calles de Salamanca. El siguiente en disfrutarla, su hijo.

16-05-2020 LOS SENTIDOS

Le había prometido a mi amigo Alex que no se moriría sin conocer la Catedral de Salamanca y así fue. Aquel día, mezclados entre los viandantes que paseaban por el “Plaza de Anaya”, bajo un cielo encapotado, añil y furioso, dejé que la majestuosidad de la Catedral Nueva impregnara los sentidos de mi amigo. “El teatro de la vida”, le dije. Aquí está. Frente a ti. Un murmullo agradable sonaba en el ambiente. Alex sonreía y dejaba que el viento racheado le despertara el rostro, acariciaba con su mano la piedra arenisca y dejaba que sus dedos adivinaran el contorno del Gótico en aquella obra de arte. Las pestañas le temblaban como cuerdas de una mandolina italiana. Ese día le vi llorar. Un tumor en el nervio óptico se había llevado por delante su vista, hace años, pero no le pudo arrebatar los ojos del corazón.

15-05-2020 DIEGO DE TORRES VILLARROEL

 Diego de Torres Villarroel tenía los ojos azules y era rubio como el trigo, había heredado de su padre, un librero de Salamanca, el amor por la lectura y se pasó su infancia buceando entre libros de matemáticas y astrología. Fue un niño listo pero travieso, su carácter díscolo durante su juventud hizo de él un personaje muy particular, bipolar, aburguesado y a la vez bohemio, llegando a probar suerte en Portugal y Madrid como torero, criado o adivino. Cuando regresó a Salamanca, más aposentado, comprobó que la cátedra de Matemáticas no tenía dueño desde hacía 30 años y se presentó a la oposición. Decidió que había llegado el momento de devolverle a su padre el amor que le había inculcado por los libros. Su nombramiento como catedrático fue una verdadera fiesta en la ciudad. Al jubilarse, su voluntad quedó plasmada en el paseo que lleva su nombre: ”Quiero seguir viviendo en el pueblo donde nací”.

14-05-2020 CALLE DEL PRIOR

Cierren los ojos. Finales del siglo XV. Monasterio de San Vicente. Los monjes Benedictinos empiezan a gozar de importantes privilegios en Salamanca. El Fuero de la ciudad recoge entonces que el abad del Monasterio sea uno de los regidores del Consejo. La monacal y silenciosa vida del Prior se transforma cuando hay Junta en la “Plaza de San Martín”, donde ahora se sitúa la Plaza Mayor. Su hábito se vuelve ropaje de caballero y armado con lanza y espada, el monje acude al centro de la ciudad, a lomos de su caballo. La gente aplaude apostada en las ventanas y engalana sus balcones para ver pasar al peculiar caballero acompañado por su séquito y la compañía de curiosos oriundos. Aquella estrecha calle por la que llega a la Plaza empezó a denominarse desde entonces, Calle del Prior.

13-05-2020 TORRENTE BALLESTER

Gonzalo Torrente Ballester dejó su impronta en Salamanca como un extraordinario domador de palabras, aunando lo racional y lo mágico, la lógica y la imaginación. A pesar de ser un gran estudioso de la Historia, formidable escritor, periodista, fotógrafo, profesor, aficionado a la música y a las artes plásticas, autor teatral y guionista de cine, en una de sus últimas entrevistas aseguraba:

«Ninguna novela me dio nunca tanta satisfacción como el ver crecer sano a cada uno de mis hijos».

 

12-05-2020 LA PLAZA MAYOR

Sé que lo estáis pensando muy mal, pero pensad en mí, me habéis dejado vacía sin avisarme. Echo de menos los saludos desde el balcón del Ayuntamiento, las risas, los gritos, las palabras que rellenaban el aire de mi caja de cerillas. No hay niños corriendo, ni pasea nadie bajo los soportales. No se toman fotografías y las terrazas no están puestas. No puedo disfrutar los periódicos que leíais en silencio. Nadie observa los medallones. No hay ni rastro de los besos a escondidas que solo yo veía, ¿dónde están los estudiantes?, nadie me mira, nadie me toca, nadie me pisa, nadie sonríe. ¿Dónde están las miradas, los abrazos, las familias, los halagos?. Acordaos también un poco en mí estos días, no me olvidéis.

Aunque pensándolo bien, podéis estar tranquilos, tengo muchos años y soy fuerte. Si algo he aprendido en la vida es que incluso la peor de las tormentas también tiene su fin. Hasta muy pronto. Nos vemos donde siempre.

11-05-2020 LA CALLE ZAMORA

En Toscano a las ocho, le dijeron a Francisco, y con esa manía que tiene de llegar cinco minutos antes, allí estaba mirando el escenario de la vida, pensando que una de las principales puertas de la muralla construida en Salamanca en el siglo XII había estado allí plantada, frente a él, a la vera de la eterna Iglesia de San Marcos. La historia quiso darle continuidad y convertir la puerta en Plaza, desde ella nace una de las calles más famosas de Salamanca, la calle Zamora, que en su día fue parte de la calzada romana conocida como “vía de la plata”. Las familias de más linaje y abolengo construían allí su vivienda. Actualmente es peatonal pero de estilo y glamour no ha perdido un ápice. De hecho en diez minutos Don Francisco se dejará caer por ella como un señorito hace tres siglos.

 

10-05-2020 LA ILUSIÓN

Elena no recuerda en qué momento de su vida leyó aquella frase. Tampoco dónde. Solo sabe que fue Rainer Rilke quien la dijo y que se le quedó grabada desde entonces.
"La infancia es la verdadera patria del ser humano"
Ahora piensa en ello mientras pasea por el parque de la Alamedilla que a estas horas inunda Salamanca de gritos, peleas en los toboganes, carreras de niños, y bebés en los columpios. Todos viven ajenos al ritmo frenético de la vida. Elena se acaricia la barriga y piensa que pronto verá la cara de su hijo Álvaro. No puede evitar la ilusión al pensar en su propósito: “Es más fácil construir niños fuertes que reparar adultos tristes”.

 

09-05-2020 EL HUMANISMO

Me aborda hoy aquel dulce caminar entre los puestos del mercado de la feria de alfarería en la Plaza de los Bandos. La felicidad era aquello, pienso ahora. Poder contarle a mi hijo que la Plaza se llamaba así porque en el siglo XV la guerra de los bandos entre las familias más nobles de la ciudad dejaba regueros de sangre en Salamanca. Recuerdo hablarle de San Juan de Sahagún, que armado de humanismo, logró sellar el pacto entre los dos bandos en una casa de la calle San Pablo que desde entonces pasó a llamarse “la casa de la Concordia”. Y por supuesto me acuerdo de su cara cuando le conté que allí aún se conservaba un arco con una solemne inscripción: “Ira odium generat, concordia nutrit amorem”.

Como mi hijo no entendía nada se lo dije en cristiano: “La ira genera odio, la concordia alimenta el amor”.

08-05-2020 La Latina
Camino por la maraña de calles que se entrecruzan en el casco antiguo y mis ojos aterrizan en la calle Latina. Pienso en ella en silencio. Cuando Beatriz Galindo era una niña, sus padres rompieron la costumbre de la época con su hija y sustituyeron el convento por la lectura de los clásicos. Bendita decisión porque aquella niña demostró pronto un gran manejo del latín y una pasión inusitada por las letras. Su fama se extendió muy rápido por Salamanca, empezó a ser conocida en el Reino como “La Latina” y a los 21 años, la Reina Isabel la Católica le pidió que ejerciera como su formadora y la de sus hijas.
Salamanca honra desde finales del S. XIX con una calle a una mujer de bandera, honesta y humanista, que tiene el honor de haber sido maestra de cinco Reinas: Isabel la Católica y sus cuatro hijas, Juana, Reina de Castilla, Catalina, Reina de Inglaterra, e Isabel y María, Reinas de Portugal.

07-05-2020 EL OPTIMISMO

Camino por la “calle Meléndez”, una de mis arterias favoritas de la ciudad, me cruzo con el entusiasmo y la sonrisa dibujada en la cara de los estudiantes, mochilas a la espalda, arrastrando maletas que alargan las sombras o sabios libros bajo el brazo, todos tienen la sonrisa siempre “al dente”, no falla. Qué envidia, qué pocos problemas tienen pienso, mientras mi mirada desemboca en un inmenso y solemne telón de fondo amarillento, la Universidad Pontificia. 
 
Salamanca impregna una vitalidad envidiable en esos jóvenes. “El optimismo es vida; el pesimismo, un suicidio muy lento”.
 

06-05-2020 IERONIMUS

En el año 1102, el Obispo Jerónimo Visque de Perigord, huyó de Valencia cuando los Almorávides arrasaron la tierra reconquistada por el Cid Campeador. En junio del mismo año, aquel Obispo llegó a Salamanca para restaurar la Diócesis y pocos imaginaban que impulsaría la creación de una Catedral en Salamanca. Aquella construcción se terminó casi trescientos años después.

Cuando en 2002 la exposición del conjunto catedralicio abrió sus puertas permitiendo a los visitantes hurgar en los secretos y los impactos del tiempo en sus torres, dejando acariciar sus tejados y alimentando la mirada de recuerdos imborrables, la ciudad lo tuvo claro. La exposición no podía tener otro nombre que el de la persona valiente que contra viento y marea dijo que sí, que Salamanca merecía una Catedral. “Ieronimus”

05-05-2020 LA OTRA SALAMANCA

Le dije que a menudo imaginaba una Salamanca llena de túneles y pasadizos secretos, conjuros y gigantes, castillos, hechiceros y tesoros escondidos.

¡Vives en un mundo de fantasía!, me respondió.

Yo casi me caigo del dragón.

 

04-05-2020 “Estar en capilla”
Varias son las teorías que maneja la historia acerca del origen de esta expresión pero la más “nuestra” dice que los licenciados salmantinos que buscaban la gloria del doctorado se encerraban la víspera de la defensa de su tesis en la capilla de Santa Bárbara, en la Catedral Vieja. Presos de los nervios velaban la noche con sus libros, repasando sentados en la soledad de la madrugada, con sus pies apoyados sobre la tumba del Obispo Juan Lucero hasta que llegaba su turno frente al tribunal. El sepulcro, desgastado ya por las suelas de los todavía doctorandos resiste al paso de los años. La expresión “estar en capilla” también, designando la tensa espera antes de cualquier acontecimiento inminente.

02-05-2020  1755

 El 1 de noviembre de 1755 el terremoto de Lisboa estampa su fatídico sello en Salamanca. La torre de la Catedral Nueva, La Clerecía, la Biblioteca de la Universidad y varias iglesias de la ciudad sucumbieron al seísmo con grietas en sus estructuras y abriendo cicatrices para la historia. También el Tormes se revolvió intenso por la violenta naturaleza y sus aguas se oscurecieron. Salamanca sin embargo resistió la embestida y siguió construyendo su historia:

“Aquel que cae y se levanta es mucho más fuerte que aquel que nunca ha caído”

Texto: Alfredo Pérez Berciano
Fotografía: Andrés Ñíguez www.niguez.com
Las esquinas de Salamanca

01-05-2020 LA PLAZA DE GABRIEL Y GALÁN

En la Plaza de Gabriel y Galán, la sombra de los árboles en verano, permite atardeceres plácidos en el centro de Salamanca. Custodiando la solemne entrada del palacete en el que duerme la biblioteca municipal está el poeta charro José María Gabriel y Galán, escoltado a ambos lados por dos esculturas, símbolo de su obra. Yo camino por la alfombra roja imaginaria de los escalones para entrar al laberinto de los libros y me acuerdo de un verso vital que me regaló el poeta una noche de insomnio.

“Nunca es definitivo el éxito ni perenne el fracaso”

Texto: Alfredo Pérez Berciano
Fotografía: Andrés Ñíguez www.niguez.com
Las esquinas de Salamanca

30-04-2020 LA CALLE LIBREROS

Llueve a cántaros y los estudiantes se resguardan en los soportales. En los adoquines de la calle Libreros hay historia de huellas, cemento, palabras y libros, todo a partes iguales. Hace años la “Vía de la Plata” mordía también estos adoquines desde el Puente romano. Ahora son estudiantes quienes la inundan con sus amores y desamores, sus apuntes y temarios, sonrisas y lágrimas, cafés con besos y bebidas energéticas.
Yo camino bajo mi inseparable paraguas que me salva la vida. ¡Ay si esta calle hablara!, me dice el cielo y pienso en silencio en todos esos estudiantes, “cuando uno lleva el sol por dentro poco le importa que fuera haya tormenta”.

29-04-2020 SALAMANCA
Hay ciudades que además de estar hechas de sus plazas, sus calles y sus monumentos, están hechas de sus habitantes, de sus sonrisas y de sus abrazos. Son ciudades misterio, ciudades en sueños, ciudades imán.
Salamanca es una de ellas.

 

28-04-2020  LA AVENIDA DE PORTUGAL

¡Adelante, soldados! dijo desde el otro lado del telefonillo, y los dos subimos en ascensor al piso de mi abuelo, en la Avenida de Portugal. Entramos en casa con un estrafalario paso militar, mi madre con un ridículo tricornio de plástico en la cabeza y yo con una casaca roja sin botones y las botas de agua negras. El abuelo dijo Soldados, las tropas enemigas avanzan, Salamanca está en peligro, han declarado el estado de guerra. Varias centurias del ejercito romano han sido avistadas a orillas del Tormes. ¡Defendamos nuestra tierra!. Mi madre me dio un codazo en el costado y yo cumplí con mi parte del trato, ¡sí, mi coronel!. Mientras esperaba mi recompensa en forma de rosquillas de Ledesma, le pregunté: ¿hasta cuándo vamos a jugar a las guerras con el abuelo? Ella, mientras ordenaba minuciosamente las medicinas, dejó caer una lágrima en la encimera y respondió: Le devolveré todas las horas que él invirtió jugando conmigo cuando era niña, hasta que las tropas del alzheimer invadan definitivamente su cabeza.

 

27-04-2020 EL MERCADO CENTRAL
El barco del Mercado Central cumple este mes 111 años anclado en el corazón de Salamanca. Cuando Antonio entra en ese centenario dinosaurio de hierros y hormigón que duerme atracado a la vera de la Plaza Mayor no puede evitar la nostalgia. Cada día vuelve a sentir ese olor tan particular, esa explosión de colores en los puestos, la rutina de los buenos días, el pulso de la ciudad en el mercado. Antonio pronto cumplirá sesenta y tres años, lleva desde los catorce cumpliendo con el ritual de cargar en Mercasalamanca a las cinco y media de la mañana, con las calles recién salidas del horno y de ahí al Mercado Central para ofrecer a los clientes los mejores productos frescos. Allí entró siendo un mozo, allí se hizo propietario y ahora es todo un veterano. Yo hace un año le pregunté si no estaba cansado. Me contestó de una forma maravillosa: ¿Cansado de qué? estoy en una ciudad única y vivir para los demás es una de las mejores formas de ser feliz. No necesito más.

26-04-2020 QUINCE AÑOS

Son las siete de la tarde y el paréntesis entre Toscano y la iglesia de San Marcos es un hervidero de adolescentes. A ella la veo pasar como una exhalación a mi lado, lleva paso firme y camina rompiendo la tarde con sus golpes de cadera, tendrá unos quince años y baja por la calle Zamora envuelta en ilusiones y ajena a las preocupaciones del respetable. Un grupo de amigas de la misma especie custodia a la Rosalía charra. Yo hubiera seguido viendo la misma película toda la tarde pero sé que nuestros planes son radicalmente distintos así que me pierdo en una librería de la calle Brocense.
La tarde se cuela por el embudo del tiempo y el azar nos vuelve a cruzar en la calle Íscar Peyra, frente a una conocida hamburguesería. La noche ha quemado el glamour y ahora nuestra reina está sentada en el trono de unos soportales llorando desconsoladamente, adivino que un mal de amores le ha estropeado la semana. Yo me alejo caminando hacia la calle Toro y no puedo evitar pensar en sus lágrimas: Si pudiera le diría tantas cosas…o quizá solo una: Que no merecía la pena.

25-04-2020 EL BARRIO DEL OESTE
El “Trastevere charro” se mantiene erguido frente al caprichoso destino, sabe que la marea volverá a bajar en unas semanas y la explosión de colores tatuará de nuevo en sus calles un arcoíris de ilusiones y proyectos.
El barrio del Oeste está acostumbrado a resistir las embestidas de la vida, ya en 1979 luchó contra viento y marea para albergar en sus calles el primer rastro de Salamanca, desde entonces el barrio ha crecido hasta posicionarse como una esquina de arte, cultura y libertad en la ciudad.
Hoy en día pasear por sus calles es un oasis policromático de alegría.
Es lo que tiene ver el lado positivo de las cosas, que hace que no haya nada que no puedas superar en la vida.

24-04-2020 LA CUEVA DE SALAMANCA

Justo ahí, Isabel la Católica mandó tapiar los bajos de la Iglesia de San Cebrián porque contaba la leyenda, que el diablo impartía clases de artes oscuras a siete estudiantes durante siete años. La penitencia de uno de ellos, por las enseñanzas recibidas era permanecer con el diablo para siempre. El Marqués de Villena escapó a tiempo de aquella elección y el demonio le castigó con vagar sin sombra el resto de su vida.

Yo camino por la cuesta de Carvajal y miro de reojo la Cueva de Salamanca, no hay rastro del diablo ni de las sombras, solo dos jóvenes besándose bajo su arco, el futuro está en sus manos, en las de nadie más.

 

23-04-2020 UN FLECHAZO

Clara recuerda perfectamente el día que lo conoció. Fue un viernes de abril, en una librería que está en la “Plaza de San Boal”. Ella llevaba tiempo sin salir de casa porque la tristeza había vuelto a gobernar su cabeza y el mapa de su vida se había teñido de negro. Llovía a cántaros en Salamanca y aquel local era un refugio muy tentador. Él estaba al fondo de la librería, rodeado de gente. Ella caminó como un imán a su nevera y hablaron en silencio. Se cogieron sorprendentemente de la mano, con la naturalidad de dos adolescentes. Puro amor a primera vista. Clara tuvo ese día la mágica sensación de conocer a alguien que la acompañaría el resto de su vida.

Esta mañana, por primera vez, se han ido los dos de viaje y Clara se muere por abrirlo y empezar a leerlo.

 

22-04-2020 MARÍA “LA BRAVA”
En el S.XV el centro de Salamanca bulle como una olla a presión, tiembla la piedra de Villamayor a diario, las familias más nobles e ilustres de la ciudad están violentamente divididas en dos bandos, Santo Tomé y San Benito. La Plaza del Corrillo, que delimita las rencillas, empieza a ser conocida como la “Plaza de la yerba”, porque el miedo aprieta el cinturón y ni un alma asoma sus pasos por la Plaza dejando crecer la yerba plácidamente.
El calendario no trae paz y el clímax del enfrentamiento entre ambos bandos se vive una fría mañana de otoño cuando los hermanos Henríquez matan a los dos hijos de María de Monroy. Los asesinos huyen a Portugal poniendo tierra de por medio pero María de Monroy persigue hasta Viseu a los homicidas y regresa días después con sus cabezas en la mano para dejarlas en la tumba de sus hijos. Ese día María dejaría de ser “De Monroy” para empezar a ser María “La Brava”.

21-04-2020 EL PALACIO DE CONGRESOS
Construir el Palacio de Congresos de Salamanca era una suculenta y jugosa manzana para el currículo de los arquitectos de todo el país así que más de 500 estudios de arquitectura se presentaron al concurso. Juan Navarro Baldeweg tiró de su condición de artista para dar con la tecla y se llevó el gato al agua. Diseñó un edificio multiusos, sobrio, innovador y polivalente, en el corazón de Salamanca. Una caja de cerillas imponente, con una cúpula baldaquino suspendida en el alma de la Sala Mayor. El arquitecto quería lograr que la luz natural de la Ciudad dorada, patrimonio de la Humanidad, resbalara por las paredes del Palacio, así respiraría el espíritu de innovación, de vida y de cooperación que tiene Salamanca y miles de personas disfrutarían de un marco incomparable para celebrar congresos, exposiciones, conciertos o actos culturales. Dicho y hecho. Una experiencia INOLVIDABLE.

20-04-2020 PARA QUE HOY SEA LUNES DE AGUAS
Para que hoy sea “Lunes de aguas”, Felipe II tuvo que tirar de galones monárquicos en el siglo XVI y expulsar a las prostitutas fuera de Salamanca. En aquella época de lujuria, el límite del recato lo marcaba el Tormes, y al otro lado del río mandaba el rey a las más libidinosas durante la cuaresma. “Ojos que no ven, corazón que no siente”. Bajo la custodia del Padre Lucas, pasaban su exilio aquellas mujeres, ansiosas de recuperar la “libertad” el primer lunes después de la semana de Pascua. Entonces, tal día como hoy, hace quinientos años, aquel Sacerdote las devolvía a Salamanca atravesando el Tormes en una barca. En la ribera del río, los estudiantes festejaban su llegada con vino y hornazo. La tradición resiste hoy el envite de los años y comer ese hornazo el “Lunes de Aguas” es uno de los festejos más esperados de la capital charra. Aquel celebre Padre Lucas pasó a ser el “Padre Putas” para la eternidad.

19-04-2020 “LA CRUZ DE LOS AJUSTICIADOS”

A María le acaban de dar una noticia pésima, de las que te dejan el corazón helado, que diría Almudena Grandes. Una noticia que dejará una cicatriz per “saecula saeculorum” en cuerpo y alma. Ahora baja por la Avenida de Villamayor y le tiemblan las piernas, lleva unas enormes gafas que camuflan sus ojos hinchados y el mapa de un rostro en ruinas. Tiene diez llamadas perdidas en el móvil pero ella solo quiere huir a su rincón secreto en Salamanca así que cruza la ciudad y baja por la calle “Tentenecio” hasta la “Cruz de los ajusticiados” que erguida bajo un sol agradable, asiste al sereno curso del río Tormes.

María se sienta allí, a los pies de su cruz y recuerda las palabras de la escritora Helen Keller: “Mantén tu cara hacia la luz del sol y no podrás ver la sombra”.

 

18-04-2020 CRISTOBAL COLÓN
Un jovencísimo Cristóbal Colón llegó a Salamanca en 1486. Traía bajo el brazo un arriesgado proyecto para crear una nueva ruta marítima a las Indias, por el oeste del país. Solo un problema le robaba el sueño al navegante: La financiación. Para el resto le sobraban arrestos. Por entonces, solo la Corona española era capaz de sufragar los gastos de tan magna iniciativa y llegar a sentarse en la misma mesa que Isabel la Católica era arduo empeño. Pero Colón era muy listo y sabía que antes de nada debía granjearse la confianza del dominico Fray Diego de Deza, confesor privado de la Reina Isabel, que vivía en Salamanca. Las reuniones, en la finca que los Dominicos tienen en Valcuevo y en el “Convento de San Esteban” parece que surtieron efecto porque el año siguiente Colón ya estaba sentado con la Reina en Alcalá de Henares. El resto es HISTORIA.

 

 

17-04-2020 EL PUENTE ROMANO
Los dos se encuentran por casualidad en el Puente Romano, él toma fotografías y ella mira el paisaje de un primaveral domingo. Luego aparece por el Tormes el caprichoso destino y hace de las suyas: Cruce furtivo de miradas, un par de preguntas tontas, y encantado de conocerte.
Todo transcurre encima de maravilla arquitectónica romana del siglo I, ordenada construir por Trajano para sortear el Tormes y así poder unir Emérita Augusta (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga). Simbolismo puro de Salamanca.
La pareja sigue hablando encima de veinte siglos de historia. Yo me alejo hacia la Casa Lis y pienso: ¡Cuántos secretos guardará ese puente! ¡Es invencible!
Nada es más duro y difícil de vencer que la Historia.

16-04-2020 LA SAN SILVESTRE  

Creo que la primera vez que se fijó en mí fue cuando cruzamos el primer kilómetro de carrera. Le pedí perdón por un traspiés que obviamente era  intencionado. Yo ya me había enamorado de ella antes de la salida, mientras caminábamos hacia el “Paseo de San Antonio”. El segundo kilómetro lo hicimos juntos, tenía el pelo corto y los ojos color miel. Cuando cruzamos el “Puente romano” le pregunté su nombre. Judit, me dijo, con una sonrisa blanca como el marfil del Congo. Del cuarto al séptimo kilómetro pasé al ataque y nos pusimos al día de costumbres y aficiones, era profesora, le gustaba viajar y amaba los gatos. Bingo. En la “Avenida de Portugal” cambió sorprendentemente el ritmo y se pegó a un chico joven que le hacía más gracia. No me importó. Seguí corriendo a su lado. Llegamos al octavo los tres, sudando la gota gorda. En el noveno, por el “Paseo del rollo”, dejamos atrás a mi rival cuando le comenté a Judit mi afición por escribir. Le cambió la cara. No falla. Todos soñamos con ser los protagonistas de una novela o al menos en este caso, de un microrrelato.
 

15-04-2020 LA ESPERANZA
Llevaba cinco años esperando una llamada, apostada siempre en la terraza de su pequeño apartamento, viendo a sus pies el trasiego diario de las calles, el ir y venir de jóvenes con maletas en busca del tren de su vida. Cinco años de esperanza, dejando que la ilusión no perdiera el sitio en su maltrecha cabeza. Años de silencio y drama interior, hasta que aquel 15 de abril sonó su teléfono de una forma especial, con una prisa inusitada. En Salamanca brillaba un sol caprichoso y fresco, como si la primavera estuviera llamando a su puerta.

- ¿Sí?
- Hola, ¿es usted Manuela Sánchez Vigas?
- Sí, soy yo.
- Enhorabuena, hemos encontrado un donante.

14-04-2020 DON MIGUEL DE UNAMUNO
El 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca sudaba la efervescencia de los ideales en plena guerra civil. Autoridades militares y eclesiásticas chocaron con el humanismo de Don Miguel. La historia cuenta que Unamuno no se achicó ante las circunstancias y el famoso “Venceréis pero no convenceréis” pasó a formar parte de todos los libros de texto.
A menudo, cuando camino solo por la calle Libreros, entre hornadas de turistas y estudiantes, me detengo ante esa puerta, la misma puerta por la que Miguel de Unamuno salió bajo los brazos extendidos, pisando el mismo suelo que yo, y pienso en una de las frases que me dejó como legado:
“Deberíamos tratar de ser los padres de nuestro futuro, en lugar de los descendientes de nuestro pasado”

13-04-2020 QUOD NATURA NON DAT, SALMANTICA NON PRAESTAT
La Universidad de Salamanca no puede hacer milagros, la memoria o la inteligencia, se tiene o no se tiene.
La que sí es mágica es esta ciudad: Hace desaparecer todos tus problemas.

12-04-2020 UNA SORPRESA
Salen de cenar en su restaurante favorito, un italiano en la “Plaza de San Marcos”, su felicidad inunda la noche de estrellas. Es el cumpleaños de ella, 30 años de sueños y recuerdos. Caminan hacia “Van Dyck”, espera el séptimo arte. Cuando salen del cine, él aún guarda un as en la manga, le tapa los ojos con un pañuelo y le pide paciencia. Suben las pulsaciones y las sonrisas. Es 10 de octubre y la noche agoniza en las calles. El coche se detiene en el “Palacio de congresos”, caminan unos metros hasta el “Patio de Escuelas”. A ella le tiemblan las piernas, es la una de la madrugada y una bandada de estorninos ameniza la sorpresa. Los cuatro frente a frente, él en silencio, ella aún con el pañuelo en los ojos, Fray Luis, impertérrito y la fachada plateresca de la Universidad.
Cuando ella recupera sus ojos, una frase rompe el silencio de la noche:
Cariño, quiero que el año que viene, salgas por esta puerta siendo mi mujer.

11-04-2020 LA PLAZA DEL LICEO

Cuando cruzas la Plaza del Liceo en Salamanca, el teatro de la calle parece abrir el telón de la vida. Abrigos con ojos van y vienen frente a titiriteros, mimos y artistas. El arte respira por los poros de una farola que sostiene la Plaza. Las bolsas de los comercios parecen ser un código de barras más del viandante. Los niños corren, las palabras flotan en el aire buscando una boca a la que pertenecer, los afluentes de las calles Brocense, Azafranal y Toro, bajan cargados de vida, confluyen alimentando el corazón de Salamanca. El agua solo tiene una dirección:

El mar de las miradas: La Plaza Mayor.

10-04-2020 LA SEMANA SANTA 

Viernes Santo. Tarde añil y encapotada. Cruz en el calendario. Penitencia en la bandera de los balcones. La noche espera ansiosa entre rumores y plegarias. Los cofrades de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad miran al cielo con esperanza. Solo esperan que el viento del oeste levante el vuelo y permita que el luto recorra con sobriedad, un año más, la noche de Salamanca. Que la serenidad de la tristeza de “La Soledad” le hable con los ojos a la gente.

Entre los cofrades de la Hermandad está Sergio, para él no es simplemente una cuestión de religión, es que sabe que su padre, desde el cielo, todos los viernes Santo, lo mira con orgullo.

 

09-04-2020 LA GRAN BATALLA


En 1974, la reina, agazapada junto a su rey en el ágora charro, temía las consecuencias del ataque de los soldados rivales que se acercaban peligrosamente por el campo de batalla. El rey ordenó que sus caballos repelieran el avance pero apenas podían defenderse, parecían estar ebrios, haciendo “eles” sin sentido. Muy preocupado, el monarca avisó a sus torres para que se mantuvieran firmes y custodiaran hasta el final las fuerzas de su ejército. Mientras tanto, la gente aplaudía cada movimiento de aquella partida de ajedrez viviente y la Plaza Mayor contemplaba la fascinante escena con una sonrisa en la boca.

08-04-2020 CAMPO DE SAN FRANCISCO

El Campo de San Francisco era uno de los lugares favoritos de Don Miguel de Unamuno para pasear y exprimir sus pensamientos. Hoy en día es un cobijo de sombra y aire fresco en Salamanca, un pulmón de álamos y jardines que cobija paseos, citas y columpios.

Si alguna vez la vida no responde a tus expectativas, si tienes un mal día o necesitas tiempo interior como Don Miguel, te puedes sentar en uno de sus bancos y pensar que de todas las preocupaciones que has tenido en tu vida, la mayoría de ellas nunca ocurrieron.

 07-04-2020 / BORDADORES
La misma música que regaba sus jardines y terrazas, que amenizaba paseos y citas, la misma que derretía solemnidades y monumentos, ahora está de luto en Bordadores. Los bares continúan su sigiloso duelo. El tiempo ha puesto la vida del revés pero la calle Bordadores tiene memoria y el luto pasa. Siempre pasa.
El día que la música vuelva a tomar las riendas de la calle, la fiesta será aún más grande. Todo lo bueno empieza con un poco de miedo.

06-04-2020 / LA PLAZA MAYOR
Seamos realistas, pongámonos en lo peor, ella siempre nos estará esperando. Hasta el final.

05-04-2020 / VOLVEREMOS
Solo cuando te privan de lo cotidiano te das cuenta de su valor.
Solo cuando te quitan tus calles, tus terrazas, tus plazas y tus parques piensas en el tesoro que tenías.
La vida tiene estas cosas, que quita y da. Debemos aprender a vivir con ello. Y pensar que volveremos a la vida, a la misma vida, seguro que con miedo y más nerviosos, pero a la vida al fin y al cabo.
No tengáis dudas, volveremos con más fuerza, más hermanos, más amigos, más seguros de nosotros mismos. Volveremos al abrazo y a los besos y podéis estar seguros de que el día que volvamos nos daremos cuenta de que lo mejor de la vida era GRATIS.

04-04-2020 / ¿QUÉ TENDRÁ ESTA CIUDAD?
Abro los ojos y me doy cuenta de que esto aún no ha terminado. Me asomo al balcón, en esta ciudad el cielo es azul como un océano de nubes. A lo lejos suena la sirena de una ambulancia. La vida se despierta a mi lado, una vez más. Pronto empezará a latir el pulso de la urbe, pienso, volveremos al buenos días y al café con leche, a las actividades y a las costumbres. Volveremos a la gente y al parque, a las ferias de Salamanca, al uniforme del niño y a las clases de inglés. Muy pronto vendrá el verano y el sol teñirá todo con su luz. Esta ciudad te espera siempre con los brazos abiertos.
Volverá el otoño, poco a poco, con él también vendrá el “Parque de la Alamedilla”, las calles y las Avenidas se llenarán de frases, de gritos, de abrazos. Volverá la “Plaza Mayor” y su bullicio, la amistad, los niños, las terrazas, las librerías y la familia. Volverán los atardeceres y los estudiantes, la banda sonora de una ciudad única. El pulso vital de la “Plaza de Anaya” recuperará el ritmo de una ciudad viva. Desde el balcón no dejo de pensarlo:
¿Qué tendrá esta ciudad que me hace quererla tanto?

03-04-2020 / TODO VA A SALIR BIEN
“Todo va a salir bien”. Eso fue lo que me respondió una amiga hace meses, cuando le pregunté por la difícil enfermedad a la que se enfrentaba. Eran las seis de la tarde y yo caminaba por la “Calle de la Compañía”, mezclado entre decenas de estudiantes sonrientes y turistas que fotografiaban la Casa de las Conchas y la Clerecía.
Tranquilo -me dijo- mira qué luz tiene este cielo. Nadie apagará la luz de esta ciudad. Saldré adelante.
“Claro que va a salir todo bien”, le dije, y después de ponernos al día nos despedimos con un abrazo. Yo seguí caminando por la Rúa e instintivamente miré el cielo y vi como el sol dejaba los últimos coletazos del “veranillo de San Miguel” en Salamanca. Qué luz tiene esta ciudad, pensé. Y antes de cruzar el paso de peatones de la “Plaza del Corrillo” me detuve unos instantes a pensar en esta vida, con qué velocidad se pone todo “patas arriba”. Qué poco valoramos la normalidad.
Hace solo dos meses, en febrero, salí a dar un paseo muy temprano y la vi de nuevo, caminando del brazo de su chico por la “Plaza Gabriel y Galán”, me daba la impresión de que iban a entrar en la biblioteca. Estaba radiante, su sonrisa tiñó mi día de azul. Pensé en saludarla pero al final no le dije nada. ¿Para qué?. Su optimismo era infalible.
Esta mañana me ha llamado llorando para decirme que ha superado su enfermedad, que todo, como ella me dijo, ha salido bien.
Yo desde e

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

He leído la política de protección de datos y estoy de acuerdo

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aviso Legal