Salamanca

A- A A+
Está aquí: Inicio Productos turísticos Las llaves de la ciudad

Las llaves de la ciudad

 

 Salamanca celebra este año el XXX aniversario de su declaración como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, un título que sin duda es fundamental para la ciudad y que ha marcado su trayectoria actual y futura.

De los criterios para merecer ese reconocimiento, tal y como exige la UNESCO, Salamanca presentaba tres credenciales del mejor nivel posible:
- Su Plaza Mayor, que hay que valorar como “uno de los más importantes conjuntos urbanos del siglo XVIII en Europa”.
- La Universidad entendida como institución clave en la historia de la ciudad y los edificios nacidos por su influencia que ofrecen una “excepcional coherencia”.
- Y por último, el “genio artístico de la familia Churriguera” presente en edificios emblemáticos de la ciudad.

Ser Ciudad Patrimonio de la Humanidad es una de las hebras fundamentales en torno a la cual la ciudad ha construido su identidad, el orgullo de “ser salmantinos”. Ha significado una apuesta por la conservación inteligente del patrimonio y la posibilidad de desarrollar una “cultura”, una manera de entender y valorar nuestra urbe, que está ya en nuestros niños y jóvenes.

Para Salamanca, ser Ciudad Patrimonio de la Humanidad no es concepto estático. En los años 90, ese sello resaltaba el lugar donde se recogía “lo mejor de lo humano”, en los últimos años se convirtió en ciudad de acogida, en “hospitalidad para el cuerpo y el espíritu”; y a día de hoy, supone entender la ciudad como el mejor escenario de aprendizaje vital, el lugar donde “todos aprendemos de todos”.

De ahí los retos. Por un lado, reconocerse, especialmente en el año del VIII centenario de la fundación de la Universidad de Salamanca, como una “Ciudad Universitaria”, que es mucho más que una ciudad con universidad; y el segundo, convertirse en “Ciudad culturalmente inteligente”.

Y a ello, a significar esos 30 años de experiencia, a valorar de dónde venimos y a dónde queremos ir, es a lo que está dedicado este programa de Las Llaves de la Ciudad. De ahí, la elección de los espacios, porque cada uno constituye una parte del puzle vivo que es una ciudad.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aviso Legal